Yo, el terrícola

Lector 1: Siempre adelante como los burros. Lector 2: ¿Que bicho le habrá picado esta vez? El autor: Capullos, no me picó ningún bicho y si me puse primero es porque del único que estoy seguro que es un autentico terrícola, es de mi. Lector 1: ¿Pero que está diciendo? Lector 2: Y todos esos…

El opinólogo Eduardo Fidanza escribe desde Moldavia

Con extraños desequilibrios en su formación, ya que es superficialmente profundo en sus conceptos y más aún en sus fallidas comparaciones.    Como este raro espécimen populista, no confeso, que escribe notas periodísticas en el diario La Nación de Bs. As, no permite comentarios y más grave aún, el diario quiere cobrarme mis comentarios, solo puedo…

Ñoquis de la ciencia, los Astrofísicos

Lector 1: ¿Que disparate está diciendo? Lector 2: Son lo máximo en las fronteras de la Física. Lector 3: Debe estar buscando que lo encierren por loco como al tío Eulogio. El autor: Capullos, si siguieran lo aportado a los humanos por los astrofísicos en los últimos 100 años, tal vez pensarían distinto.  Los astrofísicos,…

Todos los sistemas son buenos, algunos son peores

Me refiero a los sistemas socio políticos con que se organizó y se organiza la sociedad humana. † Lector 1: Otra afirmación sin sentido.†† Lector 2: Le gusta que lo insulten. Lector 3: No pueden ser todos buenos y a su vez algunos ser peores. El autor: Capullos, empezaron temprano a fastidiarme, pero mejor veamos…

Al menos díganme gracias

Lector 1: No me me haga acordar. Lector 2: Me ensartaron como a un chorizo en un picnic de pobres, sin asco. El autor: Capullos, ninguno tuvo alcance nacional obligatorio, de uso masivo y cotidiano, ni se pensaron e implementaron como lo propuesto por mi. Hoy leí el siguiente artículo de Martín Burbridge en el…

Sobre el pago de impuestos y sus demonios

Los impuestos son una maldición bíblica no documentada y además los estados modernos llevaron al límite el tormento. Cuanto más humano era el método antiguo, venían los recaudadores y unos cuantos soldados a tu propiedad y te convencían de entregar lo que te pedían. No tenías necesidad de pensar ni hacer trámites ni contratar contadores.…