La flautista de Hamelín y sus ratones

La moraleja es que no son ratones son adultos y niños pobres

Lector 1: Lo voy a corregir, es ¨El flautita de Hamelín¨.

Lector 2: Se quiere hacer pasar por muy culto, pero su pasado lo condena.

El autor: Capullos, no me estoy refiriendo al pueblo alemán donde transcurre la historia y que en el original, se presentó como, ¨Der Rattenfänger von Hameln¨, para los pocos que no hablen  alemán, se los traduzco: El cazador de ratas.

Como lo mío sucede en Argentina, la flautista es la pécora signora Cristina K y ella no caza ratas, las alimenta y con su flauta recluta y conduce ratones al precipicio, cosa que no le preocupa, según ella siempre habrá más ratones que conducir.

Hay algo que la preocupa, que los ratones, que cada vez son más, se la lleven puesta y sabe que la ratas se van a ir con otro que las provea de alimentos y sin derramar una lagrima por ella.

Y colorín colorado este cuento no ha terminado y no terminará bien, nada bien. 

 ¨rubenardosain.wordpress.com¨  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s