Fernández Díaz, CristinaK y la piel de zapa

En un artículo de hoy, 7/2/2021 en el diario La Nación de Bs. As., el siempre excelente Jorge #FernándezDíaz, tituló, ¨La Pitonisa del Calafate juega a la ruleta rusa¨.

Donde desnuda el alma y la mente de Cristina Kirchner, una nada pobre pero infeliz mujer, aunque muy destructiva.

Lamento no poder comentar esto en su propia nota ya que me lo bloquean.

Sugiero leerla.

Pero vayamos a lo importante.

La malévola Cristina, es solo una mujer enferma, enfermedad que se puede analizar e interpretar de diversas maneras.

A partir de ahora me aparto de la nota de Fernández Díaz, para escribir lo que no pude comentar en el diario, aunque un poco más extenso.

Aquí entra Balzac con su novela, #¨La piel de zapa¨, para ayudarme a interpretar a esta enferma y siniestra mujer.

La piel de zapa es una piel con propiedades mágicas, un talismán que cumple todos tus deseos, y por cada deseo cumplido se va achicando, en la piel hay una escritura:

El personaje principal de la novela, Valentín, decide entrar en una tienda rara e inusual, la cual encuentra llena de curiosidades de todo el mundo.

El comerciante de aquel local, lo conduce a un pedazo de piel colgando en una de las paredes. La piel estaba inscrita con unos caracteres de escritura oriental.

La piel promete satisfacer cualquier deseo de su dueño, encogiéndose levemente con el cumplimiento de cada deseo.

El comerciante está dispuesto a darle la piel a Valentín, pero lo insta a rechazar la oferta. Después de olvidar por completo la advertencia del viejo comerciante, él comienza a pedir sus deseos.

Esta parte me hizo recordar a, ¨El retrato de Dorian Gray¨, porque supongo que inspiró a Oscar Wilde.

En el fondo el talismán representa el alma de quien lo usa, es como si dentro de cada uno existiera un talismán como ese.

Eso es lo que el comerciante intentó advertir a Valentín, que el camino más sabio descansa no en el ejercicio de la voluntad, sino en desarrollar la mente.

Le pregunta al joven, la locura, ¿no es el exceso del deseo o del poder?

El problema reside en que el poder, por inmenso que este sea, no da la ciencia de saber hacer uso adecuado de él.

El deseo, según advierte Balzac, es una fuerza destructiva que intenta adquirir solamente poder a menos que sea templada por el saber.

Esto último, no es precisamente una característica que distinga a CristinaK. 

Hasta que no resolvamos este problema, negros nubarrones seguirán abatiéndose sobre Argentina.

Por supuesto, a quien no haya leído La piel de zapa, le sugiero que la lea y si ya la leyó, que vuelva hacerlo.

¨rubenardosain.wordpress.com¨   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s