La verdad final en finanzas e inversiones

Lector 1: viniendo de usted suena a verso.

Lector 2: Más bien sería el final de la verdad.

El autor: Capullos, sin embargo uds me siguen, ¿Cómo les fue con eso?

Lector 1: Haciendo lo contrario, bien.

Lector 2: Y a usted nada bien, no lo lee casi nadie.

Lector 3: El casi, casi está de más.

El autor: Capullos, agradezco sus insinceras palabras, pero nada aportan ni me hacen mella.

Sigamos entonces

El optimismo convoca, pero el pesimismo también convoca, por lo que ninguno de los dos es válido como instrumento para decidir inversiones.

Un instrumento bastante usado es el llamado, ¨índice del miedo¨, lo calculan mirando la evolución de las coberturas, entre otras cosas.

Que se mueven de acuerdo a la filosofía de, ¨por si las moscas¨.

Las coberturas llamadas Call y Put.

Son contratos que dan a su comprador el derecho (no la obligación) a comprar o vender activos subyacentes (acciones, índices bursátiles) a un precio predeterminado hasta una fecha determinada.

Hay dos opciones, las Call (de compra) y las Put (de venta). 

Originalmente se usaron para cubrirse de cambios imprevistos en el mercado de acciones, aunque rápidamente se dieron cuenta que cuando pande el cúnico, hay estampida de casi todo, así que lo usan para renta fija también.

Otro instrumento usado para las inversiones, es la llamada Perinola, que logra éxitos similares al Índice del miedo.

La diferencia entre ambos, es que el Índice del miedo, parte de la hipótesis que en realidad solo somos algoritmos y hay como un pensamiento unificado en la sociedad humana y por ende en los mercados.

Cuando a vos se te frunce el extractor de excrementos, a casi todos los demás ya se les frunció.

Lo mismo si es cuestión de estar optimistas y tomando decisiones delirantes.

Como dice mi tío Eulogio, el que está encerrado y encadenado a un poste de luz con el chaleco de fuerza puesto, frase que se hizo famosa: ¨Las peores decisiones se toman en los momentos de máximo optimismo¨.

Digamos, que en las borracheras de optimismo.

Lo que no pasa cuando el miedo es el que domina, tal vez por aquello de que el miedo no es zonzo.

En cambio con el método de la Perinola, te importa un carajo lo que opinen y hagan los demás.

No quieran saber lo que piensan los que usan este método, de que solo somos algoritmos.

Por ejemplo el ruso Yubal Harari, vive convencido que es el es un algoritmo, pero uno rarito, un error de la naturaleza.

Errores de la naturaleza que no pueden reproducir otro con el mismo error, salvo mucha casualidad.

Mi tío, escribió dos libros sobre finanzas e inversiones, ¨¿Las inversiones?, ¡¡¡pero si son muy fáciles!!! y,¨Aprenda a invertir en 15 días¨.

Libros que alcanzaron un relativo éxito de ventas en la UVC (universidad de villa Caraza), la cual es propiedad de mi tío y su rector.

Parece que existía la convicción que si no los compraban no aprobaban materias.

Lector 1: El tío y el sobrino son de lo peor.

Lector 2: Mejor perderlos que encontrarlos.

Lector 3: Las ciencias económicas retrocedieron 100 años.

El autor: Noto cierta reticencia y hasta mala onda en uds, sobre mi trabajo.

¨rubenardosain.wordpress.com¨

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s