Como Cyrus Smith guió mi vida

El Ingeniero Cyrus Smith es el protagonista descollante de, ¨La isla misteriosa¨, la enorme obra de Julio Verne.

Y no digo enorme por el tamaño del libro.

Lo leí por primera vez cuando tenía unos 10  años, casi por casualidad, sin embargo marcó mi vida y fue mi guía.

Cuando recorría las calles al volver a mi casa a la salida del colegio, pasaba por una pequeña biblioteca de barrio, en Chacarita, parte de la misteriosa Buenos Aires de esos años.

Tenía un nombre muy curioso, ¨Elevate¨, no sabía que querían decir con ese nombre o que significaba.

Me llamaba mucho la atención y no dejaba de leerlo todos los días, lo buscaba porque estaba puesto muy discretamente.

Un buen día entré a ver los libros y tratar de llevarme uno para leer. No tenía acceso a libros generalmente y no me podían comprar uno.

A lo sumo tenía el manual para el colegio, usado y/o prestado, ese de uso general que abarcaba todas las materias, al cual leía y releía.

Me encontré con ¨La isla misteriosa¨ de editorial Sopena y comencé a leerlo y me deslumbró, jamás había leído un libro así.

Quería llevármelo a casa para poder continuar haciéndolo, pero había un cartel que indicaba que solo podían retirar libros, personas mayores y con documentos.

No calificaba, además estaba con el delantal blanco del colegio, que siendo viernes y de un varón, no lucía todo lo prolijo que me hubiera gustado en ese momento.

Sin embargo fui al mostrador y se lo pedí a la Sra. que parecía estar a cargo, mayor ella y con rostro bondadoso, había ansiedad en mi voz que no sonaba firme, además temblaba un poco.

La buena Sra. me dejó hablar, hizo un silencio un poco más largo mientras me miraba y al fin me pidió el nombre y agregó, ¨¿me prometés que lo vas a cuidar y devolver?¨.

Muchos temblorosos sis salieron, de mi boca y casi enloquezco cuando me lo entregó.

Decir que lo devoré es poco, cuando regresé en la semana se lo devolví a ella.

No podrían imaginar los lugares donde tuve que leerlo, ¡que más da!.

Hasta ese momento no había caído en la cuenta que había ganado toda una biblioteca y los libros me fluirían como viniendo por una cinta transportadora.

Pero dejemos esto que es lo menos importante.

Volvamos a Cyrus Smith, el es el importante.

Él es un ingeniero de la década de 1860, en esa época un ingeniero sabía todo lo que había por saber en esos años.

Y como de yapa, lo que viene como escondido detrás y sigue siendo valido hoy, aprendió a manejar procesos.

Y como todo buen ingeniero es un hacedor, no pertenece a la clase de los contempladores.

Tipos de acción.

Es una exaltación de la ciencia aplicada, es el reconocimiento a los hacedores, los que hacen y logran.

Un ejemplo de años más tarde, es Nicola Tesla. Un verdadero ingeniero, con espíritu de ingeniero, no un farsante como Edison, un empresario.

¿Pero que es un ingeniero?

Alguien con los conocimientos necesarios y la capacidad de adaptación a las circunstancias.

Lo pongo en lenguaje coloquial, un hacedor de universos y civilizaciones.

La isla misteriosa, es una isla aparentemente deshabitada y agreste, sin nada interesante a la vista de un profano.

Pero no a la vista de Cyrus Smith, para más datos, un ingeniero.

Que con sus conocimientos y lo que va encontrando en su camino, Cyrus Smith la transforma en lo más parecido a un centro de desarrollo de esa época.

Me emociono de solo evocarlo.

Creo que en las facultades de ingeniería de todo el mundo, debiera haber un, no se, monumento o algo similar, a ese libro y a ese ingeniero.

No estaría de más que se promoviera su lectura a todos los estudiantes de ingeniería y a los ingenieros que no se hayan dado cuenta de lo que valen.

Cabezas de alcornoques, los ingenieros hicieron este mundo.

Faltan ingenieros en el mundo, no les voy a describir quienes sobran, que no solo sobran, sino que entorpecen, es la ley de la maestranza que lo marca.

Voy ir más lejos, habría que promover su lectura, a los chicos de primaria y secundaria, apoyadas en charlas de ingenieros.

Libros y charlas de ingenieros vs celulares y playestatión.

Quien sabe quien vencerá.

Yo les tengo fe, a los ingenieros, al libro y a los niños.

¨rubenardosain.wordpress.com¨

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s