Yo, el terrícola

Lector 1: Siempre adelante como los burros.

Lector 2: ¿Que bicho le habrá picado esta vez?

El autor: Capullos, no me picó ningún bicho y si me puse primero es porque del único que estoy seguro que es un autentico terrícola, es de mi.

Nací terrícola y quiero serlo.

Lector 1: ¿Pero que está diciendo?

Lector 2: Y todos esos que andan por la calle y compran en el súper, ¿son alienígenas?

El autor: Capullos, bueno, eso no lo se.

Entiendan algo, terrícola es cualquiera que haya nacido en el planeta Tierra, pero que además no se quiera ir de aquí.

De querer hacerlo serían alienígenas de alma, este ya no sería su hogar.

En los EE.UU., cualquiera de afuera o que no quiera ser ciudadano y emigre, pasa a ser alienígena. En los aeropuertos te lo dicen clarito los carteles.

Mejor sigamos.

Se que no vinieron de otros planetas fuera del sistema solar, porque aunque los haya, como están sometidos a las mismas leyes de la naturaleza que nosotros no pueden hacerlo.

Lector 1: Pero podrían ser de este sistema estelar.

Lector 2: Lo dejaste mudo.

El autor: Capullos, no, por que en los planetas de este sistema estelar son inhabitables y enemigos de la vida.

Tal vez en un remoto pasado hace millones de años pudieron haber estado, pero ya no.

Un mundo inhóspito, desolado y sin vida

Lo que si puedo aventurar, es que de haber existido, los marcianos hubieran sido blancos.

Lector 1: Le salió el racista interior.

Lector 2: Es capaz de afirmar que tampoco serían judíos.

El autor: Capullos no digan barbaridades. Serían blancos dado la debilidad de los rayos solares en Marte, un negro desentonaría como una cucaracha en un plato de arroz con leche.

Y si hubieran sido judíos, como las cosas siempre vienen de a pares, se hubieran matado con los palestinos marcianos. Pudiera haber sido la causa de su extinción.

El asunto es que estamos solos y así seguiremos.

Somos terrícolas todos aquellos que nacimos y vivimos en el planeta Tierra al que consideramos nuestro hogar y no soñamos con irnos.

Los que sueñan con irse no lo lograrán, a lo sumó morirán en el espacio intentándolo o si consiguen amartizar y aguantar un tiempito, se la pasaron rogándonos que los vayamos a buscar. 

Dado los siderales costos que eso implicaría, yo no votaría por eso. A lo sumo aceptaría pagarles una suscripción a Netflix o similar.

¿A que vino todo esto?

A que se conmemoran la llegada de los humanos a la Luna hace 50 años y su rápido abandono, toda plata tirada a la basura, como parte del circo para seguir cobrando más impuestos.

Empieza otra guerra fría y otra vez queremos volver a la Luna

También que en estos días están los que quieren asaltar la llamada Área 51, según los candidatos a asaltadores, está llena de alienígenas.

También están de moda los que sostienen que la tierra es plana. Tal vez alguno descienda de los que pronosticaban que el gran almirante Colon iba a caer en un abismo cuando se le acabara el plano de la Tierra.

No sabría que decirles.

omo vemos locos no faltan y sospecho que su producción está en alza.

¿Que esperanzas tengo sobre como será el futuro de la humanidad?, no creo estar entre los más optimistas.

No me ayuda el haber leído el libro del ruso Yuval Harari. Creo que es el único libro que me sacó de quicio y eso que me tragué hasta ¨El Capital¨ y ¨La rebelión de Atlas¨.

Lector 1: ¿Y para que lo leyó?

El autor, Capullo, fue por mi hermanito, me regaló dos de los libros del ruso y me sentí obligado a leerlos. Al segundo todavía no me le animo.

Lo del ruso es ciertamente algo particular, nos define a los humanos como algoritmos programables y manipulables sin mayor problema y pone todos los ejemplos que se les ocurra para demostrarlo.

Todas teorías nada demostrables, no es nada nuevo que otros escritores de ficción y ciencia ficción no hayan escrito antes, salvo que tiene más datos porque dispuso de Internet,  equipos humanos, mucho presupuesto y tal vez el Mossad detrás de él.

Sin embargo se llenó de machacantes porque compraron mucha prensa mundial para vender sus libros.

Solo se olvidó de evaluar la función del Azar, las leyes de la Termodinámica y la Metafísica generada por la mente humana, como daño colateral. Mezcla jodida si las hay.

Como robots híbridos, pero sin libre albedrío, como el propone, creo que no seriamos tan jodidos como lo somos los humanos comunes y corrientes.

Los gobiernos kirchneristas fueron un buen ejemplo de esto.

¨rubenardosain.wordpress.com¨

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s