¿Existe el infierno?

Sabemos, o debiéramos, saber que los dioses no existen, pero ¿existe un infierno?

En otro post, ¨Receta de universos¨, mostraba como se crean universos sin la necesidad de dioses ni magia.

Lector 1: Francis Mallmann lo leyó y se cayó de espaldas, creyó que era cocina fusión.
Lector 2: Otro que lo leyó y se cayó de espaldas fue Juan Maldacena.
Lector 3: Dicen que Hawking fue lo último que leyó antes de estirar la pata.

El autor: Comprendan y acepten que la Física llegó a su punto más alto.

Mejor sigamos, que este tema que planteo está más allá de la física.

Estas y otras cavilaciones ocupaban la mente del Rubén, todas ellas tienen en el mejor de lo caso, respuestas esquivas o imposibles.

Se sentía un tanto perplejo, porque pensaba, que si bien el concepto de infierno está ligado al Sr. Diablo (un dios con todas las letras, sin duda) y a las religiones, él consideraba que podría haber un infierno sin necesidad de dioses.

infiernoateismohumorgraficodiosbibli[37]

Decidió ir a ver al tío Eulogio, al Borda, donde lo tienen encadenado a un poste de luz y con chaleco de fuerza puesta, a presentarle el dilema.

Consideraba que la sabiduría del tío lo ayudaría a encontrar la respuesta, si es que había una respuesta.

Lector 1: Linda yunta de locos.
Lector 2: Lo peor es que el tío, seguro le encuentra una respuesta.
Lector 3: Si los enfermeros los escuchan, seguro que los manguerean con agua fría.

El autor: El tío Eulogio está en el loquero porque fue el producto de una conspiración su encierro.
–Hola tío, ¿como anda?–

-Hola sobrino, como le enseñé a Fontanarrosa, mal pero acostumbrado. ¿Que te trae por aquí?-

–Tío, estoy tratando de dilucidar si existe el infierno y donde estaría en caso de existir.

Tal vez ud me pueda ayudar a desentrañar el asunto. Para ud, ¿existe o no el infierno?–

-Sobrino, claro que existe, ni lo dudes.-

–Tío, ¿pero dónde estaría y como sería?–

-Sobrino, primero debés entender que no hay un infierno, hay tantos infiernos como personas.-

–Tío, eso si que no lo entiendo y no me puedo imaginar donde estaría esa cantidad de infiernos —

-Sobrino, dentro de cada uno y además, podemos considerar, que a su vez hay varios infiernos dentro de cada uno. Algunos propios y otros adquiridos.-

–Tío déme algunos ejemplos para entenderlo mejor–

-Sobrino, como no, los infiernos deben estar y actuar en vida del individuo, fastidiar a los muertos en su descanso no tendría sentido para el Universo, él solo tiene mandato para transformar las cosas, no para eternizarlas, eso estaría fuera de sus posibilidades.

Esa es la ley y a ella se remite.

Por ejemplo, un infierno es la vejez, deteriorar las facultades de los individuos mientras avanzan a su decadencia final y a su vez hacerlos consientes de ello.

31182_me-hace-perder-la-cabeza

Eso sería de una crueldad inaudita, sino fuera porque el Universo y sus leyes no saben de crueldad, no es parte de su naturaleza.

Es solo la evolución inevitable, y los regentes de esa evolución son el Azar y la Entropía. No se los debe tildar de crueles, no lo son. Lo de ellos es asegurar la evolución y asegurar la estructura.

Crueles serían los dioses, en caso de existir.

Otro ejemplo de infierno son ciertas enfermedades, que no les permite a los individuos disfrutar su tiempo de vida y alcanzar su mayor potencial y sus logros.

Y no debemos olvidar el, tal vez, peor de todos los infiernos. La metafísica generada por la mente como daño colateral de la inteligencia humana.

Las pasiones, los odios, las ambiciones desmedidas, las envidias, la insatisfacción permanente, los celos, la maldad, la crueldad ; En fin toda esa parafernalia de emociones que suele hasta impedir disfrutar los logros y aquello tan deseado y obtenido.

emociones110

Todo lo que transforme la vida en un calvario, es un infierno.

Fijate que para los argentinos, los peronistas se transformaron en su particular infierno.

images8FLGIM63

–Tío, creo que ahora lo comprendo, en verdad existe el infierno y sin necesidad de dioses que condenen.

No sabe el alivio que me dieron sus palabras, me tenía a maltraer esa pregunta y hasta sentía que sería casi imposible llegar a alguna conclusión o respuesta.–

-Sobrino, en estas situaciones debés recordar un poema de un antepasado nuestro, un tal Kipling.

Tras las sombras de la duda,
ya plateadas, ya sombrías,
puede bien seguir el triunfo,
no el fracaso que temías;

Y no es dable a tu ignorancia,
figurarte cuán cercano
puede estar el bien que anhelas
y que juzgas tan lejano.-

¨rubenardosain.wordpress.com¨

Anuncios

Un comentario en “¿Existe el infierno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s