Mi confesión: Tengo odios que nunca los digo

humortango.14

Lector 1: Otra de sus habituales confesiones de borracho.
Lector 2: Debe estar peor que de costumbre.

El autor: No es que haya cenado con agua, pero no tomé más vino que el habitual.

mala gamba

Pero a veces necesito descargar tensiones en medio de mi soledad. Y entonces recuerdo cosas que debiera olvidar.

la contra

Cuando pibe me acunaba en tangos,
la canción materna que llamaba al sueño,
y escuché el rezongo de los bandoneones
bajo el emparrado de mi patio pobre.

Porque vi el desfile de las inclemencias
con mis pobres ojos, de llorar abiertos,
y en aquella pieza de mis buenos viejos
tuvo la pobreza su mejor canción…

Y yo me hice escuchando tangos,
me fui modelando, pero sin odio ni tristezas,
ni en las amarguras que da la pobreza,
Viví llantos de madre, con las rebeldías del que es fuerte, pero muy chico y tiene que cruzar los brazos, cuando el hambre viene…

Y yo me hice con libros y con tangos,
porque es bravo, fuerte,
tiene algo de vida,
tiene algo de muerte…

Porque quise mucho y nunca me engañaron
y pasé la vida concretando sueños…
Porque soy un árbol que vivió con flores,
porque soy un perro que tuvo una dueña…

Pero tengo odios que nunca los digo,
¡Por eso yo escribo a veces tan triste, por eso!

Lector 1: No entiendo, ¿Por qué los odios entonces?
Lector 2: Tal vez porque es un reventado.

loro

El autor: No, no creo ser un reventado. ¿Alguna vez alguno de ustedes se tuvo que enfrentar a un loro miserable?

A veces, ya uno no quiere querellas, casi soñando con un remanso de paz.

Nada de eso es posible con un loro que te odia y uno no sabe porqué.

43172630-angry-cartoon-parrot

Estoy hablando del loro del verdulero de la vuelta de mi casa, un ser miserable si los hay.

Me putiaba nada más verme aparecer en la cuadra, el verdulero lo tenía con una cadenita en la vereda agarrada a un palo donde se apoyaba el loro, nuca supe porqué, me empezó a putear, nunca le hice nada.

g8

Cansado de ese trato humillante, intenté sobornarlo con buena comida para loros ; No logré nada.

Se me ocurrió que tal vez la abstinencia de no estar con loras lo tenía de mal humor. Maldita la hora que eso se me pasó eso por la cabeza.

Recorrí mucha veterinarias y lugares clandestinos donde vendían loros y sin importarme el precio, decidí comprarle una lora prostituta, bien guerrera.

El dueño me garantizó que la lora se había volteado a todos los loros de la zona.

La conseguí y no regatié el precio.

Con enormes esperanzas la llevé a la verdulería donde vivía el loro y se la entregué, sin el menor remordimiento por habérsela entregado a ese loro miserable.

Cruzando las grandes aguas Loro Pepe saliendo de la caja de regalo

Pero sucedido lo impensable, la lora, que resultó una verdadera guerrera, no lo toleró a ese miserable, y lo desplumó a picotazos.

como-prevenir-el-picaje-en-las-aves_xtlok

El loro aterrorizado se refugió en la verdulería y tuvo que ser defendido por el verdulero, escoba en mano.

Tuve que deshacerme en disculpas con el verdulero y llevarme a la desatada lora.

Está claro para mí que ese loro miserable me juró venganza.

Hoy día tengo que hacer toda clase de piruetas para no pasar por la verdulería.

¨rubenardosain.wordpress.com¨
 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s