La perla de Labuan

 

Los_Piratas_de_la_Malasia

Sobre una historia de los tigres de la malasia que nunca escribió Salgari.

De la Historia de Rubén parte X

 

Cap 1

 

El corresponsal del Times de Londres, Rubén (LG), se asomó a la débil baranda del prao que lo trasladaba a las playas de Mompracen, la temible guarida de los tigres de la malasia.

parao2

Más de una vez se preguntó que estaba haciendo allí, era un respetado periodista del Times, que fue protagonista de aquel momento, que se hizo leyenda en poco tiempo….

home-swap-london-jack-el-destripador

Fue porque un mayordomo de la casa real, ante los requerimientos de un miembro de la realeza  preguntando, ¿quienes eran esos vocingleros que reclamaban mi presencia?

 

El mayordomo, respondió –Un grupo de periodistas y un caballero del Times–

 

Rubén (LG) era ese caballero.

 

Era el tatarabuelo del solitario Rubén, y de cierta manera del Rubén, el viajero de la eternidad

ruben ii

Ahora mientras se zamarreaba ante el oleaje en esa frágil embarcación, recordó la invitación del portugués Yáñez, una vez que se cruzaron en Tánger y se hicieron amigos en una noche de riñas y de amores, con danzarinas moras

Mondo-tv-animaatio

Rubén todavía  recordaba las dulzuras de esos postres almibarados con higos y nueces y la embriaguez producida por esas jóvenes mujeres moriscas

 

Tenía cita con Sandokán, el tigre de la Malasia, el pirata ; eso según lo ingleses ; el más temido del océano Índico

 

Yáñez era su lugarteniente y amigo

 

En realidad Sandokán era un pirata y a su manera un patriota

 

Defensor, primero de su statu quo y después defensor de sus posesiones y de su gente, en ese orden

 

Podía se feroz y a su vez cálido y tierno con las mujeres

 

No era un sicópata asesino, solo defendía sus intereses, aunque él confundía esos intereses, con los que él consideraba los intereses de sus subordinados

 

Típico de los déspotas

 

No hacía dañó por placer.

 

Rubén había prometido hacerle una nota y publicar sus respuestas en el Times de Londres, sin censura

 

Rubén se había ganado ese privilegio

 

El bote que lo llevó a la orilla, era comandado por Giro Batol, un seguidor insobornable de su Kan

Jamilah

Fue conducido por un gran grupo de tigrecillos, como solía llamarlos Sandokán, hasta una estancia profusamente decorada con cortinas, tapetes y brocales de seda,  aunque todo un  poco derruido, seguramente producto del sitio y los ataques producidos por la flota inglesa

Sandokán podía haber lanzado un gran ataque sobre Labuan, la isla donde vivía el gobernador ingles, la fortificación más fuerte de la Malasia

 

Pero no podía dar la orden, allí estaba la “Perla de Labuan”, la sobrina del gobernador.

labuan

 

Sandokan estaba perdidamente enamorado de ella, aunque solo la había visto una vez

 

Los hombres suelen perder la razón más rápido, por causa de una mujer, que por tener encima dos litros de alcohol

 

Rubén sabía esto por los comentarios de Yáñez

 

Él no conocía a la joven, pero sabía de su magia, de sus ojos grises, de su cabellera rubia, de su magnetismo, de su belleza, de su dulzura

 

Sandokán mataría a cualquiera que le impidiera acercarse a la que consideraba suya

 

Rubén sentía verdadera curiosidad por conocer al temible pirata de la malasia, pero más por conocer a la joya de Labuan

 

¿Como pudo conmover tanto a tan terrible personaje?

 

Luego de ser acomodado en un aposento para que se pudiera  lavar y cambiar, fue conducido a una gran sala donde conocería a Sandokán

 

Cuando lo vio entrar, entendió el porque de su fama de temible, era alto, esbelto, de una rara belleza masculina, pelo negro largo ensortijado y sus ojos negros, despedían fuego.

sandokan 3

Estaba tocado con un turbante en cuyo centro refulgía un diamante que representaba su rango y casta

 

Mostraba un ligero bronceado y poseía una pequeña barba renegrida

 

Sus manos apretaban una cimitarra que colgaba de una faja de seda ajustada a una casaca de terciopelo azul, con alamares de oro

 

El conjunto era impresionante

 

Rubén le fue presentado como un caballero ingles del Times.

Pero en realidad Rubén era un caballero Castellano, más precisamente de Castilla la vieja ; Devenido en periodista del Times por un problema de polleras en su tierra natal, esas polleras estaban emparentadas con la casa real borbónica

 

Esto fue lo que lo alejó por un largo tiempo de sus lugares habituales de vida

 

Ambos hombres se contemplaron durante unos momentos y ambos supieron que estaban ante un igual

 

Entre ellos nació una amistad casi instantánea

 

Ambos se sabían confiables

 

Ninguno sospechó en ese momento, el terrible enfrentamiento que entre ellos surgiría.

 

Cap 2

 

Sandokán golpeó sus manos y un grupo de sirvientes comenzó a traer bandejas con exquisitos refrigerios, bebidas y bocadillos que aplacaron el hambre y la sed de Rubén

 

Luego, bebieron un aromático café, se recostaron sobre mullidos almohadones y conversaron sobre muchos temas, disfrutando la velada y las bailarinas

odaliscas

Sandokán, le confió a Rubén su intención de hacer una excursión con sus tigrecillos sobre Labuan, pero no en un ataque directo, sino en forma silenciosa y cuyo objetivo era lograr ver a la Perla de Labuan

 

Rubén fue invitado a participar de la excursión, lo que fue aceptado inmediatamente por el periodista, a pesar de saber lo peligrosa que era

 

Salieron al amanecer en un pequeño grupo de praos, navíos muy marineros y rápidos aunque poco armados, inadecuados, como para soportar un ataque de los nuevos acorazados a vapor que habían traído los  británicos para acabar con él

 

Corría el año de 1849

 

Llegaron a las costas de Labuan ya anochecido, sus hombres eran expertos marineros y rápidamente ubicaron una pequeña caleta escondida entre la floresta que daba sobre la playa

004

Una vez ocultas las embarcaciones, apostaron centinelas y se dirigieron rápidamente a través de la espesura hacia la mansión del Gobernador, Lord Guillonk.

lord

Ahí vivía también la Perla de Labuan

 

El motivo de excursión era verla, conocerla personalmente

 

Sandokan la vio en varias ocasiones cuando visitaba la isla disfrazado, pero nunca a solas

 

Ella era hija de una raza enemiga de la suya, pero a Sandokan la pasión por ella lo consumía y estaba dispuesto a renegar de su venganza.

 

A Rubén la curiosidad era lo que lo consumía, ¿que magia poseía esa joven?, para despertar tamaña pasión.

 

El un español de pura cepa, no iba a dejar de averiguarlo.

 

Al acercarse a la mansión del gobernador, el pirata les ordenó a sus hombres, que la rodearan yendo hacia la parte posterior.

3821img6

Debían producir algún alboroto, como si hubiera un tigre cerca y hubiera animales espantados.

 

La idea era atraer a los centinelas y perros al lugar, mientras él, Yánez y Rubén se colaban dentro de la mansión.

 

El plan era muy audaz, ya que todas las guarniciones británicas de la Malasia lo buscaban, para matarlo, simplemente no esperaban semejante muestra de audacia, rayana con el suicidio

 

Mediante el uso de sogas y ganchos consiguieron pasar el alto muro que protegía a la  gran mansión. En la parte alta de la casa se veía luz a través de una gran ventana y detrás de ella la figura de una mujer.

 

Se acercaron más y pudieron ver que era una mujer joven de cabellos rubios y enrulados, de una belleza increíble.

la perla

Cap 3

 

Sandokán estaba fascinado, pidió que lo dejen seguir solo.

 

Rubén quedó tan fascinado como el príncipe pirata.

 

No sabia que actitud tomar, estaba totalmente sorprendido, de la curiosidad paso a otro sentimiento que no alcanzó a descifrar, pero supo que él y el pirata, nunca más serían amigos.

 

Sandokán se coló hasta el balcón, trepando por una gruesa enredadera, se pegó a un costado de la ventana y se quedó contemplando a la mujer.

 

Yáñez y Rubén, seguían la escena con sentimientos distintos. El primero preocupado por su amigo, el segundo totalmente concentrado en la joven.

 

Por la limpia mente de Rubén, ni se cruzó la idea, de librarse de Sandokan y Yánez de un plumazo, simplemente produciendo algún ruido que atrajera la atención de los centinelas, estos capturarían a los piratas y él como periodista de Times quedaría libre, como para dedicarse a la Perla de Labuan

 

Simplemente este tipo de acción no existía en la filosofía  de los (LG)

 

Pero los dioses que protegen a los (LG), vinieron en su ayuda. Sorpresivamente apareció un perro, que comenzó a ladrar.

 

Los piratas al verse descubiertos debieron salir huyendo rápidamente ; Sandokán le gritó, quedate, sos periodista y podés aclarar tu situación, la huida será difícil y muy peligrosa ; Noble el pirata después de todo…

 

Rubén, respondió, no te preocupes y cuídense, yo me las voy a arreglar de alguna manera,  casi en un murmullo continuó, creo que aquí comienza otra historia para la familia de los (LG).

 

La Perla de Labuan, luego tatarabuela del solitario Rubén, contemplaba al periodista entre asustada y sorprendida, pero sin quitarle los ojos de encima, se miraron largo rato…

labuan 2

Rubén Ardosain

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s