¿Problemas tecnológicos?, llamen a los ingenieros I

ingenieros 5

Sobre problemas económicos, financieros, tecnológicos, de productividad y otras yerbas ; Mejor llamar a los ingenieros.

Lector 1: ¿a que se debe su amor por los ingenieros?

Lector 2: Debe vender títulos truchos.

El autor: Alguna vez conté que cuando era chico (unos 10 años), en una pequeña biblioteca del barrio de Chacarita en Bs. As. llamada Elévate, Conseguí que una buena mujer que allí atendía me prestara un libro, ¨La isla misteriosa¨, de Julio Verne.

El personaje central, es el ingeniero Ciro Smith, que junto a otros compañeros huyendo en globo de una cárcel, durante la guerra civil de los EEUU, caen en una isla desconocida.

ingenieros 7

Y desde prácticamente cero, logra producir un gran desarrollo tecnológico, para mejorar la vida cotidiana de todos, y para tratar de salir de la isla usando sus conocimientos.

ingenieros 8

Su capacidad de adaptación al medio ambiente me maravilló y me marcó para toda la vida, eso es lo que yo quería ser.

Digamos que era y sigue siéndolo hoy, mi súper héroe.

Quedé convencido que los ingenieros, con los distintos nombres que pudieron haber tenido a través de la historia, fueron y son los que diseñaron, construyeron y construyen la civilización humana.

ingenieros 2

Más que científicos, hacedores, aquellos que transforman el mundo.

Pero volvamos a la realidad imaginando.

Imaginemos una reunión en una empresa fabricante de automotores: La Garkin Motors.

Reunión de finanzas y ventas, por un nuevo modelo de auto en desarrollo, el SUV Garkin Challenger 4×3.

autos 2

Marketing quiere cambios para impactar en el mercado y los explicita.

Finanzas dice que los costos se dispararían y se niegan, es que estamos casi en la lona.

El jefe lo piensa y dice, –Los de ventas tienen razón necesitamos ese producto. Los de ventas se sonríen.

Luego el jefe dice, –Pero los de finanzas también tienen razón, saldría carísimo, sería invendible. Los de finanzas sonríen.

El jefe se queda en silencio como meditando, luego dice, –Tranquilos muchachos, llamemos a los ingenieros–

Cuando se decidió construir las pirámides o los acueductos que proveyeron de agua a la Alhambra, los problemas que se presentaros eran poco menos que infinitos.

Los faraones, califas, reyes o como se llamaran, seguramente deben haber ordenado, ¨Traigan a los que saben¨, traigan a los ingenieros (o sus equivalentes en la época) y veremos que dicen.

acueducto 4

Y por cierto que algo dijeron e hicieron, y esas fenomenales construcciones surgieron y ahí están todavía.

¿Qué me trajo a esto?

Resulta que leí un trabajo sobre el crecimiento de la productividad, o más bien la falta de el.

Para ponerlo simple, digamos que la productividad se obtiene dividiendo el total producido por la cantidad de horas trabajadas para lograrlo.

Aquí entramos en el mundo oscuro de las mal llamadas ciencias económicas.

Si un pobre tipo fabrica tenedores, el solo, la cosa es bastante más simple. Sabe cuantos tenedores fabricó en el mes o año y sabe las horas que trabajó, eso si es organizado, claro.

Pero cuando la cosa involucra a toda una gran organización o a un país la cosa se pone turbia.

¿Como obtener datos confiables?

Esto no es algo que a los economistas les preocupe mucho, pásenles números que ellos no preguntan de donde salen ni como los obtuvieron, los colocan en un modelo matemático ad hoc y luego los extrapolan a casi cualquier actividad, país y época, y a otra cosa doña rosa.

Pero los dueños de los machacantes si se preocupan. Porque la producción económica es la prueba definitiva de la capacidad para generar riqueza.

Y si algunos se ganaron, bien ganado por cierto, el mote de chantas son los economistas.

Difícil poder dilucidar quienes son más dañinos, si los abogados o los economistas.

La diferencia apreciable entre ellos, es que los economistas se apoyan sobre todo en estadísticas, que son mentiras elaboradas por otros.

En cambio los abogados no suelen apoyarse en estadísticas, solo se apoyan en sus propias mentiras y las de sus testigos.

De una nota del Financial Times, ¨El misterio de la débil productividad de EE.UU¨.

Cito: El mundo se está acelerando en muchas áreas, excepto en una: la productividad. Este año, por primera vez desde principios de la década de 1970, el crecimiento de la productividad estadounidense seguramente mostrará números negativos, tras una década de una fuerte desaceleración.

Sin embargo nuestros monitores Fitbit aparentemente indican lo opuesto. Entonces, ¿en que deberíamos confiar: las estadísticas económicas o nuestros “ojos mentirosos”?, fin de la Cita.

Como dice mi tío Eulogio, “La productividad no lo es todo, pero a largo plazo es casi todo”.

Como las horas trabajadas tienen mucha importancia en el cálculo, es para preguntarse como se calculan.

Se basan en los reportes de los empleadores. Supongo que contabilizando las horas que pagan.

Pero las horas que pagan ¿son todas las horas que se trabajan?

¿Y los que trabajan en negro, los que quedan enganchados a través del celular o Internet con su empleador, los cuenta propistas?

¿Y los que bajan información de Wikipedia?.

Muchos economistas tienen miedo de preguntar, se niegan a escuchar, dicen que son tira bombas los que preguntan esas cosas.

Suelen repetir compungidos, ¨éramos tan felices¨, poníamos lo que queríamos y el mundo reía feliz.

Vuelvo a Citar, ¨Esto último corresponde con la experiencia de la mayoría de la fuerza laboral de EEUU.

No es una coincidencia que desde 2004 la mayoría de estadounidenses comenzaron a indicar en encuestas que pensaban que a sus hijos les iría peor que a ellos.

Ése fue el año en el que comenzaron a desaparecer los brincos de productividad alimentados por el Internet de la década de 1990¨, fin de la Cita.

Desde hace algunos años la informática a través de potentes modelos matemáticos, entró de lleno en el mundo de las estadísticas y para deleite del mundo de los economistas, las estadísticas pueden se deformadas y retorcidas tanto como la imaginación lo permita.

estadisticas 4

Pero los resultados mostrados, no se los cree nadie.

Traducido todo esto a idioma común, significa que nadie sabe donde estamos parados.

Cada vez se trabaja más o tal vez menos, pero lo que parece claro es que el mundo está estancado o creciendo a migajas.

No querrán que les cuente lo que significa menor productividad con poblaciones crecientes y más demandantes.

¿Y si llaman a los ingenieros?

En el mundo en general, todos trabajan con estadísticas, los ingenieros también, pero son mucho más cuidadosos de cómo se elaboran esas estadísticas las conclusiones a que llevan y como se deben aplicar.

Es que las leyes en que se apoyan las distintas ingenierías, son muy sólidas. Son las leyes que gobiernan la naturaleza.

Lo hacen así porque sino se les destruyen sus diseños y el mundo se derrumbaría.

ingenieria en accipon

Entendamos una cosa las ingenierías están basadas fundamentalmente en el manejo de procesos. Y esos procesos tienen que dar resultados muy concretos que se vean y se toquen ; No queda mucho lugar para la cháchara.

♣ Rubén Ardosain ♣

 

 

Anuncios

2 comentarios en “¿Problemas tecnológicos?, llamen a los ingenieros I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s