Un cambalache llamado planeta Tierra I

En el año del señor del 2015 ; Ser el padre de semejante cambalache, no es algo para ufanarse mucho.
Creo que el señor debiera colocarlo en su debe, más que en su haber.

Cambalache

Como para que vayan picando, y para empezar por algún lado, les propongo algo que cualquier argentino que peina canas conoce perfectamente, y no solo argentino, sino de muchas partes del mundo.

Aquí una obra de ese pequeño y esmirriado, gigante del Tango con mayúsculas ; me refiero a Enrique Santos Discépolo.

cambalache 3

Su tango Cambalache del cual es autor tanto de la letra como de la música, enmarca muy bien lo que quiero expresar ; Fue escrito allá por 1934.
Personajes aquí nombrados se perdieron en el olvido, pero pueden ser cambiados por cualquiera actual, da lo mismo.

¨Que el mundo fue y será
una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también.
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.

Vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo
todos manoseados.
Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
Lo mismo un burro
que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón,
los ignorantes nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.

¡Qué falta de respeto,
qué atropello a la razón!
Cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón…
Mezclao con Stravisky
va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache
ves llorar la Biblia
junto a un calefón.

Siglo veinte, cambalache
problemático y febril…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil.
¡Dale, nomás…!
¡Dale, que va…!
¡Que allá en el Horno
nos vamo’a encontrar…!
No pienses más; sentate a un lao,
que ha nadie importa si naciste honrao…
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley…¨.

Con semejante introito espero que vayan maliciando como viene la mano.

En esta bolsa de gatos llamada planeta Tierra, somos hoy día más de siete mil millones de seres humanos, también conocidos en el sistema solar como terrícolas.

La cantidad es más o menos, depende mucho de los que hayan despachado en estos días a mejor vida, en el medio oriente.

Si como dice la canción, ya en el 506, cuando eran cuatro gatos locos el mundo era una porquería, imagínense hoy día.

Pero creo que aquí debemos traducir porquería por despelote.

En la historia de la humanidad, acotado siempre en espacios y tiempos, hubo momentos que las cosas marchaban más o menos organizadas, o con ganas de estarlo al menos.

Hubo poderes hegemónicos centralizados ; Algunos malos otro peores, pero que sin embargo, la gente sabía mas o menos lo que debía hacer, y lo que les esperaba si no lo hacían o lo hacían mal.

Un buen día, eso de buen día es una forma de decir, lo de bueno es muy opinable, aparecieron dioses carnalizados y profetas por doquier que sin aportar nada útil, sin embargo enquilombificaron todo.

Estos nuevos dioses y profetas, desafiaron a los poderes centrales portadores de los mejores amansa locos conocidos en la época, y pretendieron, con variados resultados, reemplazarlos por poderes, según ellos, celestiales.

Tales poderes celestiales, surtieron ciertos efectos, pero no lograron terminar con los despelotes ; Es más, desarrollaron nuevos y más caóticos.

cambalache 6

Tanto es así que recién en el siglo XX, un eficiente déspota y asesino como Stalin los mostró desnudos al preguntar,¨¿Cuántas divisiones tiene el Papa? ; Mostrando por donde pasaba el verdadero poder,

Los poderes celestiales se terminaron de convertir en lo que siempre fueron, simplemente en un buen negocio.

De alguna manera el mundo siempre buscó tener algún gendarme para que aclarara las cosas, por las buenas o las malas ; Más generalmente, por las malas.

Sin embargo eso un buen día cambió.

En el siglo XX, aunque los dirigentes y pensadores de ese siglo no sean recordados como idiotas, se les dio la peregrina idea de formar un club de burócratas llamado ¨Naciones Unidas¨.

cambalache 7

Un lugar donde todos los países tendrían voz y voto en forma igualitaria para resolver sus conflictos.

Claro que simultáneamente crearon el consejo de seguridad, donde cinco países tendrían poder de veto sobre las resoluciones que importaban.

Como se darán cuenta los países más poderosos, eran más iguales que los otros ; Cosa que tiene su lógica dado los antecedentes.

Cada país, aprovechó la bolada para colocar sus propios burócratas en el nuevo y carísimo club, burócratas que desbordaban de su propia burocracia local, siempre tan bien poblada de inútiles.

Esta particular fauna, se suponía que se iba a encargar de arreglar las controversias internacionales, por medio de diálogos pacíficos ; Digamos civilizadamente.

Por supuesto, tal cosa nunca ocurrió.
Todo siempre terminó a los tiros, para seguir la tradición histórica.

Como esto se puso muy largo, voy a parar aquí, para que no terminen escupiendo la pantalla.

Puede que mañana lo siga ; pero desde ya les aviso, que los que esperan que desde el cielo o desde el espacio vengan soluciones, no sueñen.

Rubén Ardosain

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s