Broncas y amarguras de Juan Pueblo

Estaba mirando la lluvia que caía perezosa, a través de una de las ventanas de mi casa que dan a la calle, cuando lo vi pasar a Juan Pueblo ; Parecía agobiado y caminaba con sus manos en los bolsillos, al parecer, sin importarle la lluvia.

Venia entonado unas letras que le salían con dolor, según me pareció.

*

carne propia

Cristina, me has herido y la sangre de esa herida goteará sobre tu vida, sin cesar.

Algún día sentirás en carne propia la crueldad con que hoy me azota tu impiedad…

Y es posible que la mano que te hiera vengadora o justiciera, por tu mal te devuelva, golpe a golpe, el sufrimiento cuando estés en el momento en que el golpe duele más.

En carne propia sentirás la angustia sorda de saber que aquel que amaste más es quien te hiere…

Será inútil que supliques por la gracia del perdón. Será en vano que pretendas esquivarte del dolor.

Porque algún día, con la misma ruin moneda, con los que pagan mal, te pagarán.

De rodillas te hincaras rogando al cielo, cuando sientas todo el peso del dolor. Tu amargura será enorme y sin remedio, cuando pagues con el precio de tu horror…

De rodillas llorarás en la agonía de tu noche enloquecida, sin perdón…

Y en la angustia de tu cruel remordimiento, pasarás por el infierno que por ti he pasado yo.

http://youtu.be/2HvkEg-7nwo

♣ Rubén Ardosain ♣

 

 

Un comentario en “Broncas y amarguras de Juan Pueblo

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s