Buenos Aires no contesta I

librerias 2lectores

Significa que ya no tiene las respuestas.

Y Bs As siempre fue la Argentina, mal que les pese a muchos.  

Estaba recorriendo algunas librerías del barrio antiguo o bohemio, o por lo menos así se conocía antiguamente, a pocas cuadras de la avenida Fito Páez, en su cruce con la avenida Kicillof en Bs As, la antigua ciudad de la furia.

Vaya a uno a saber quien habrá sido este tipo, Fito Paez, y que servicios le prestó al poderoso de turno, para merecer semejante avenida.

Creo que antiguamente se llamaba Av. Belgrano, parece que entró en desgracia el tal Belgrano, o lo que el representaba.

No faltaban los libros viejos, en realidad no faltaban porque a nadie le interesaban, la contrapartida buena era que tampoco nadie se ocupaba de controlarlos.

Ya no se editaban libros, la Web estaba totalmente censurada y los medios solo transmitían noticias oficiales y programas de entretenimientos de muy dudoso gusto y calidad.

Me detuve en un libro en particular, ¿por qué..?, no se, tenía menos de 200 páginas un título anodino, ¨Si, Podemos¨.

¿El autor?, Rubén (LG).

Lo recuerdo, le he leído en otros géneros, muy prolífico él, lo disfruté.

Extraña vida la suya, más extraños aun sus orígenes.

Al comenzar a hojearlo, enseguida me di cuenta que el autor, aquí se mostraba como una especie de utopista, a su manera era optimista viendo lo que en realidad pasó después.

Fue condenado a muerte por tener y difundir su extraña filosofía ; Sin embargo nunca apareció su cadáver.

Sus últimas y famosas palabras quedaron grabadas para siempre en el imaginario colectivo.

Al momento de la sentencia le gritó al Juez : –¨No me dejen afuera¨–

Cuando el juez algo extrañado le preguntó, –¿afuera de que?–

–de este mundo, idiota, ¿o que te pensabas?– fue su respuesta….

Siempre me gustaron los libros sobre utopías, sobre todo las de finales del siglo XIX, Julio Verne  era uno de mis autores preferido de esas épocas, era la edad del positivismo, de la esperanza ciega en la ciencia y en el progreso, se respiraba optimismo.

Menos de 100 años después la tendencia cambió, una ola de pesimismo invadió al mundo, los agoreros y predicadores de catástrofes comenzaron a pulular.

Que el clima cambiaba, que los recursos se agotaban, que las catástrofes naturales nos acabarían, que las enfermedades, que los meteoritos… ; En fin, si no era una cosa sería la otra.

Sin embargo no fue la naturaleza del planeta, sino la naturaleza humana la que nos trajo a esta situación.

Una sucesión de déspotas, fascistas disfrazados de progresistas, se alzó con el poder a nivel mundial.

La antigua Argentina abrió rumbos en ese sentido.

La mayoría de los humanos siempre se contentaron con un poco de pan obtenido sin grandes esfuerzos, se perdió de a poco el sentido de progreso, desaparecieron ambiciones y sueños de grandezas personales, se olvidó el sentido de la libertad.

La sociedad humana se transformó en una especie de panal o granja, con amos y animalitos humanos vegetando y trabajando para ellos.  

Si bien, somos primero animales, segundo mamíferos, tercero primates y eso comprende el 99% de nosotros ; el 1 % restante, nos dio nuestra humanidad asentada en nuestra poderosa mente ; pero ese 1% realizó el milagro y los humanos alcanzamos niveles de semidioses.

Luego vino la dejadez, la entrega de nuestros destinos a manos del estado u otras organizaciones que se decían progresistas, religiones o seudo filosofías morales…

La aventura de vivir, de ir siempre por más, se transformó en solo tratar de sobrevivir.

Al principio aparecieron los GFDG (Grandes Fifadores De Giles) con gran éxito, limosnas, subsidios y ningunas exigencias educativas, compraban conciencias y dignidades, luego detrás de ellos aparecieron los PDH (Puños De Hierro) ; estos ya no tenían máscaras…

¡¡Pero que estoy haciendo!!, divagando en vez de aprovechar mi tiempo al aire libre y buscar mi ración.

Maldición está comenzando a oscurecer y bajará la niebla, ya comienza el toque de queda, debo apurarme en llegar al refugio antes que aparezcan los del SP (seguridad pública, los Biff), enfundados en sus negros uniformes, no tienen piedad con los remolones.

Tiro estos panfletos y corro ; Tal vez mañana alguien los lea.

Una parte de la humanidad todavía resiste.

Continuará…

♣ Rubén Ardosain ♣

Anuncios

Un comentario en “Buenos Aires no contesta I

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s