Verdades sorprendentes

aprndizaje 4

Son sorprendentes porque no resisten el sentido común.

Entre las cosas que se, está la de saber que mi nivel de inteligencia es superior al nivel de inteligencia promedio.

Lector 1: Si bien lo pongo en duda, ¿Cuál sería el problema?.

El autor: que todos las personas que conozco o se de ellas, piensan lo mismo de ellas.

Consulté al tío Eulogio y me dijo que él comprobó lo mismo, parece que todos estamos sobre el promedio.

¿Cómo es posible que todos estemos sobre el promedio?

Tal vez seamos como los fotones o los electrones, y tengamos un comportamiento dual, a veces partícula, a veces onda, según los observen o no.

Si nadie nos observa ni nos escucha, aceptaríamos estar en el promedio o incluso debajo, pero en cuanto la cosa se hace con testigos, automáticamente pasamos a considerarnos sobre el promedio.

Otra verdad sorprendente, es que nuestra ignorancia aumenta con los conocimientos que adquirimos.

Cuando adquirimos un conocimiento, se abren ante nosotros varias bifurcaciones en el camino que veíamos adelante y las consiguientes nuevas dudas que eso trae.

Hay cosas que sabemos que no sabemos, ¿pero que pasa con

las cosas que no sabemos que no sabemos?

¿Cuántas serán?

Si el camino del saber o del conocimiento fuera infinito, infinita sería nuestra ignorancia, lo que es un poco desmotivador.

No importa lo que aprendamos, nunca estaremos más cerca del conocimiento total.

Sin embargo en general siempre queremos aprender y saber más, lo que mostraría que más que una virtud, sería una tara.

Lo que nos llevaría a otra verdad sorprendente:

La búsqueda del saber, sería una enfermedad.

Eso explicaría el hecho de porqué tantos adolescentes no sepan nada de nada, se habrían curado.

Los peronistas vistos desde este ángulo nos mostrarían que fueron unos adelantados ; Su dicho favorito era: ¨Alpargatas si, libros no¨

Pese a que sus padres abuelos inmigrantes, soñaban con eso de, ¨Mi hijo el doctor¨, y les insistían con una cantinela que a los jóvenes peronistas devenidos luego kirchneristas, los fastidiaba: Agarrá los libros que no muerden¨

Y otra aun peor a sus oídos; ¨Pobre pero honrado¨.

Eso pasaba como 70 años atrás, pero por suerte, según ellos, la cosa no prendió

Nunca cayeron en la bajeza de ser pobres y menos aun honrados.

♣ Rubén Ardosain ♣

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Verdades sorprendentes

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s