Robo para la corona

boudou

El vicepresidente argentino, bien podría invocar esta frase ante el juez que lo va a interrogar. 

Aimé Boudou, un muchacho de barrio, al que un día se le abrieron las puertas, de lo que el creyó el cielo.

Una mujer viuda y presidente, se ratoneó con él y lo eligió para vice en su reelección.

Por pedido del ex presidente Kirchner y ex esposo de la actual presidente, Aymeé se embarcó en un negocio muy oscuro, para decirlo delicadamente, en beneficio mutuo, de él y la familia real

Para que me entiendan, al finadito Néstor le gustaba más la guita que el dulce de leche, tanto es así, que a su mortaja le pusieron bolsillos y un cofre dentro del cajón

Que mejor entonces que tener su propia Casa de la Moneda ; Ciccone Calcografica, es la única empresa privada en América que fabrica dinero.

Como es bastante habitual en estos casos, la mujer de uno de los complotados un tal Vanderbroele, socio en la oscuridad de Aymé, prendió el ventilador por desavenencias conyugales

Los dos compadres y sus amos de la casa real kirchnerista ya estaban festejando, cuando esa mina los dejó en chancletas

La historia que sigue, así lo cuenta en porteño básico:

¨Yo nací en un conventillo

de una calle en Mar del Plata

donde el lujo siempre fue un albur

y nada convencido estaba

de clavarme ahí en el sur

 

Cuando quise alzar el vuelo

piante del barro al asfalto

piante del barro al asfalto

pretendí volar tan alto

que casi me vengo al suelo.

 

A diferencia del zorro

nunca perdí el pelo

pero agarré la manía

de logiar la gilería

y al primer punto voliao

con algún fato estudiado

dejarlo en pampa y la vía.

 

Una vez un tal Vanderbroele 

me embrocó en un guay fulero

me embrocó en un guay fulero

batida, bronca, taquero

celular, biaba y gayola

di concierto de pianola

manyando minga el solfeo

y sin mediar aviso alguno

colgaron mi fotografía

donde está la galería

de los ases del choreo.

 

Hoy tras las rejas

que me sirven de prisión

recuerdo no sin emoción

como todo comenzó

y me llevó bien arriba

 

Ya pasado los 40,

cerca del debe de la vida

chapé una presidenta raída

que tiene más de la cuenta

 

Andaba en una moto polenta

diqueándome noche y día

sin manyar la gilería

que me esta envidiando el brillo

que nací en un conventillo

de un barrio bien sencillo¨.

♣ Rubén Ardosain ♣

 

Anuncios

Un comentario en “Robo para la corona

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s