Sobre los Medios

Podemos decir que un objetivo del periodismo es informar. Sería en parte cierto.

Podemos decir que un objetivo del periodismo es desinformar, sería en parte cierto.

Podemos decir que el objetivo del periodismo es ganar dinero, sería mucho mas cierto que los otros dos juntos.

También podemos decir que frente a un hecho ocurrido, el que recoge la información y la hace conocer ; solo dará una versión parcial de lo ocurrido

Contara las cosas como el cree que pasaron o como le conviene mostrar que pasaron.

Opinara sobre lo que el cree que son las causas u opinara sobre lo que le conviene decir que fueron las causas.

De una u otra manera, solo serán verdades parciales en el mejor de los casos, o burdas mentiras.

La realidad con certeza, nunca la sabremos.

Si el mas importante objetivo del periodismo es ganar dinero, o fama o las dos cosas, la desinformación pasa a ser muy importante, mucho mas que la información.

La desinformación logra siempre un retorno mayor que la información.

En el fondo el periodismo y los medios en general o apoyan al poder que está, o apoyan a un posible reemplazo de ese poder, abonando el terreno para cosechar futuros dinerillos.

Debemos aclarar que como son humanos, las simpatías y los odios personales, también juegan ; Lo que a veces distorsiona aun más el asunto.

No es que no haya periodistas por vocación y les guste mucho lo que hacen,  eso no cambia la cosa. Tal vez también les gustaría escalar el Himalaya, pero se aguantan porque eso no da dinero.

Los poderes de turno en cualquier época, en cualquier lugar y por cualquier motivo, siempre se preocuparon por controlar las informaciones.

Qué se daba a conocer y como se daba, siempre fue motivo de cuidado por los poderosos.

Si la información es tan importante, podemos suponer que debe tener un muy buen precio en el mercado ; tanto para darla como para no darla.

El precio puede ser dinero o vida ; el resultado es el mismo: desinformación.

¿Y si no fuera tan decisiva como el periodismo nos la quiere vender? y le venden a los poderosos.

Es importante no hay duda ; pero nosotros los comunes tenemos otra fuente aun más importante ; nuestra realidad y la realidad que vemos a nuestro alrededor.

Se puede argumentar que la cosecha de idiotas es cada día más abundante ; puede ser cierto ; pero hasta los idiotas terminamos por darnos cuenta de cual es nuestra realidad.

La lucha por la vida, es violenta y cruel ; La lucha por el dinero y el poder es más cruel y más violenta aun ; ¿Porque debemos creer entonces, que lo que informan los medios o los gobiernos es la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad?.

Aquí la honestidad o la falta de ella es irrelevante.

Supongamos que haya honestos ; tanto lo que informen como lo que opinen, estará sesgado por la influencia del medio en que trabajan (los dinerillos), como sus simpatías u odios personales.

¿Y la verdad?, –bien gracias– contesta el autor

Sabemos que en forma personal el pasado y el presente de uno existen y son inmodificables. Solo podemos trabajar y modelar nuestro futuro que paradójicamente no existe.

¿Pero que pasa con respecto al conjunto de la sociedad?, ¿es esto tan así?.

No, es bien diferente.

Los medios en general y los periodistas e historiadores (recuerde que suelen trabajar para los poderes de turno), en particular, parecen tener la potestad de cambiarlos a su solo gusto o conveniencia.

No parece haber forma de saber que pasó o pasa realmente con cualquier persona o suceso.

Amable lector, elegí el personaje o suceso que más le guste y verás que encontrarás múltiples versiones de sus pasados o sus presentes.

Y si eso te parece malo, probá con el futuro, será aun mas malo.

Si hay algo que es bien imprevisible, es el futuro. Es como avanzar durante una noche sin luna por un pantano con cocodrilos, arenas movedizas y con las manos atadas a la espalda ; o también, imaginate en una balsa en medio del mar a merced de los elementos.

Con seguridad que en ambos casos algo podemos hacer o tal vez mucho para mejorar nuestras probabilidades ; pero seriamos demasiado soberbios o imbéciles si diríamos estar seguro de nuestro lugar o puerto de destino.

Sin embargo, los medios, los periodistas y los opinólogos futuristas, te lo presentaran como ya predestinado, como si hubiera solo un destino marcado.

Un lector pregunta con cara de preocupación, –Entonces ¿Qué es lo que nos están vendiendo? —

Contesta el autor con cara de resignación –sus mercancías, que son sus intereses–.

El lector desesperado se preguntará –¿y la verdad y la realidad?–, –bien gracias– contesta el autor.

Aunque en verdad parecen no existir eso que llamamos la verdad o la realidad, sino que existiría solo nuestra verdad y nuestra realidad.

Si vos creés en los cuentos de hadas y te encanta escuchar el canto de las sirenas, aceptá entonces las palabras del gobierno de turno o la de los medios, emitidas a través de comunicadores, periodistas, historiadores u opinólogos en general.

Vas fenómeno.

Otro lector desesperado pregunta –¿pero que debo hacer o que puedo hacer si no creo en esos cuentitos?–.

El autor contesta –simplemente pasá esos mensajes por el tamiz de tu criterio y de tus propios intereses– ; hecho esto, tu opinión vale más, tu opinión son lo hechos, lo demás es cartón pintado.

♣ Rubén (LG) ♣

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Sobre los Medios

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s