Sobre recuerdos y cosas estúpidas

Sobre ídolos

Es sabido por todos, que el mayor ídolo argentino, en realidad es una mujer

Su nombre real no lo conozco, pero es por todos conocida como La Pepa.

Los argentinos nos hemos educado y vivido con nuestro cariño y devoción puestos en ella.

Es por eso que la Argentina se desarrolló y vive al grito de “Viva La Pepa”.

Los extranjeros que nos conocen y visitan están muy al tanto de ello, muchos de ellos conmovidos por tanta devoción ; Tal es así, que los que eligieron quedarse adoptaron la costumbre rápidamente.

Al grito de “Viva La Pepa” manejamos nuestras instituciones, votamos, convivimos, estudiamos, trabajamos, impartimos justicia, manejamos la seguridad, etc.

Y en lo único en que los argentinos estamos de acuerdo es en adorar a La Pepa.

La Pepa es Argentina

Que los dioses protejan a La Pepa.

***

Sobre ideas sueltas

Según el tío Eulogio

La pintura es poesía que se ve pero no se escucha

La poesía es pintura que no se ve, pero se escucha

Un par de cositas sobre esto

Lo que sucede es que se ve y se escucha cada cosa, que es mejor no tratar de definir nada para no pasar por idiota ; Que lo seas, es irrelevante al caso

Pero de aquí puede salir un buen negocio, ¿Para que otra cosa sirven la pintura y la poesía?

Un buen día se me dio por colgar un cuadro de Utrillo original ; me refiero a que era una falsificación original ; en la sala de mi casa, lo vi ese día y la siguiente vez que lo noté, fue un día que estaba aburrido, varios años después

Y el comentario que me pasó por la cabeza fue : parece que ese cuadro está torcido y sucio el vidrio

Pero vayamos al tema negocios, que es uno de los pocos temas que vale la pena tocar

Srs. ¨artistas¨:

Así como hay libros parlantes, ¿por qué no hacer cuadros parlantes?

Voy a ampliar esta idea, un cuadro y una poesía que refleje de alguna manera lo que el cuadro quiera decirnos ; no el tuyo claro, el tuyo basta que diga algo simpático

Si bien se le puede adosar una poesía escrita, aparte de la firma ; en caso de que te atrevas a colocarla, claro ; sería mucho más impactante si viene como si fuera una de esas postales parlantes

Por ejemplo, apretale la nariz a la Mona Lisa y escuchá la poesía

Da Vinci hubiera sido Gardel si hubiera dispuesto de esta tecnología

Lo mismo con ¨las Meninas¨, apretale la nariz a Velázquez que te la cuenta.

***

Hace muchos años surgió la tropical idea de ponerle fecha de caducidad al dinero,  para que me entiendas :

Ese billete de 100 $ que tenés en el bolsillo, vendría con una leyenda que diría : vence el 31–12–2014 con lo que se lograría que nadie pueda guardarlo, o lo gastás o lo perdes

Esta idea no es Argentina únicamente, es bastante universal, casi tanto como la estupidez humana

Si investigas un poco te darás cuenta que está mas difundida de lo que pensas

Cuanto mas pobre y bruta es una persona más le gusta la idea ; nunca jamás se les ocurrió pensar en los pequeños detalles y los grandes desatinos que acarrearía

Te darás cuenta que esto es música para los oídos de la Cristina ; se acabaría esa estúpida idea de ahorrar que tienen algunos

Si bien los argentinos con el tema de la pre híper inflación que tenemos, lo logramos por otros medios

Vos no me creías cuando te contaba que los grandes enemigos de nuestra sociedad, no son los chorros, sino los ahorristas

Si alguien espera que salga algo bueno de nosotros es porque está como una cabra, igual que nosotros

Esto se me ocurrió porque estoy convaleciente de una rara enfermedad llamada ¨Lucidez¨.

***

Amores extraños

Rara historia esta, es la historia de un momento en la vida de un muchacho al cual apodaban Musculito, de tal vez unos 30 años y una chica de edad indefinida, que tenía la particularidad de sufrir el síndrome de Dawn ; mogolica ; como se las solía llamar por entonces

Yo era pibe, aun no terminaba de entrar en la adolescencia y por diversas cuestiones, entre ellas la de que por ahí vivía y hacía changas, solía andar por la zona neural de Chacarita ; Av. Forest y Federico Lacroze

Recuerdo a Musculito ; nunca supe su nombre real ; Un tipo pinton de mediana estatura, siempre enfundado con un Blazer azul y botones marineros, pantalones de gabardina gris y mocasines Cherokee ; conjunto muy de moda en esos tiempos ; pelo negro abundante, lacio, peinado con fijador y raya al costado ; creo que era casado

Él pasaba en forma habitual por ahí ; no se donde vivía ; también solía tomarse un café y charlar con los amigos, sobre todo junto al kiosco de cigarrillos y el puesto de diarios que yo solía atender.

Así que puedo decir que era un personaje conocido y habitué de la zona

Un buen día apareció por esa esquina una chica mogolica, lo hacia un par de veces por semanas y se quedaba como a charlar durante un buen rato, lo hacía conmigo también

Pasó a ser un nuevo personaje de la fauna que allí paraba o mejor dicho se sentaba junto a las mesas que había en la vereda del bar de la esquina

No fue raro entonces que se conocieran con Musculito

Sin duda simpatizaron y Musculito un buen día le compró un chocolatín en el kiosco, que a veces yo solía atender en reemplazo del dueño cuando este se ausentaba por alguna causa

No se porqué pero cuando recuerdo cosas de esas épocas, siempre lo hago en el otoño o invierno, cuando el anochecer temprano me envolvía en su magia

Eso se repitió una y otra vez, nada que me llamará demasiado la atención ; un día escuchando las charlas varias que se desarrollaban por ahí, uno comentó, ahí se van Musculito y su novia para la plaza (se refería a la plaza de los Andes) que comenzaba a una cuadra y abarcaba como tres de largo.

Esto merece una aclaración, la plaza de los Andes hacía las veces de bosque de Palermo local, muy arbolada, con grandes arbustos y plantas varias, era el refugio de los enamorados al anochecer

A partir se ese día le prestaba más atención a sus encuentros de, digamos un par de veces por semana ; la chica, cuando él llegaba, se señalaba la vagina y le decía ¨chocolata¨.

Musculito le compraba el chocolate y se iban felices para la plaza

Cuando por cuestiones del devenir de la vida yo dejé de parar ahí, dejé de verlos ; así que nunca supe en que terminó aquello o cuanto duró

Nunca fue motivo de mayores comentarios entre los habitués del lugar ; no era algo mal visto o que causará molestias en nadie ; Musculito la trataba muy bien y la chica parecía feliz

No se como se vería eso hoy en día, ni se si se lo consideraría un delito

Solo se que ambos se atraían de alguna manera

¿Habrá sido amor?

Quien sabe…..

♣ Rubén Ardosain ♣

 

Un comentario en “Sobre recuerdos y cosas estúpidas

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s