Sobre los bribones

Y si, soy un bribón, en realidad lo fui, a eso me dedicaba.

Saber retirarme a tiempo siempre fue un dogma en mi vida ; es como en el casino ; la ambición desmedida es lo que pierde al apostador

Aunque creo que sigo siéndolo ; nunca se deja de serlo del todo ; es muy agradable la sensación

Te sonará raro ; pero siempre sueño con crear una escuela de bribones.

Los bribones no cometemos delitos ; solo tomamos ventajas de los abusadores ; de aquellos que aparentemente se sienten en una posición de fuerza con respecto al bribón y tratan de abusarse de la situación ; esa es su perdición.

El bribón no ofrece nada ; el abusador es el que lo busca y le oferta

Aparentemente el bribón ni siquiera conoce al abusador

El bribón siempre es la aparente victima.

La posición del bribón es de aparente debilidad y necesidad ; no exige nada ; solo aceptará resignado como si fuera un mal menor

Nunca mentimos ; nunca estafamos ; somos como ilusionistas.

Soy mitad español y mitad esloveno ; lo de bribón y la mente diabólica, vienen por parte de mi papi y mi cara angelical por parte de mi mami ; la mezcla resultaba letal para los malos.

El bribón siempre entrega lo prometido ; lo que sucede es que el abusador que lo recibe, cree que lo que recibe posee propiedades que solo estaban en su imaginación

Imaginación abonada sutilmente por el bribón

El negocio parece prometer pingües ganancias para el abusador

El bribón no parece tener escape, está acorralado

En el abusador aumenta más y más la ansiedad por cerrar la transacción ; está desesperado por entregar su dinero para recibir el preciado bien

El bribón maneja los tiempos con sus aparentes dudas y rechazos

Entendamos algo, el bribón no puede regatear; su posición aparente es muy débil ; no sería creíble lo suyo, solo podría mendigar

Pero necesita regatear para subir la oferta miserable que recibió

Lo debe hacer en forma muy sutil ; regatear sin regatear

La forma es manejando los tiempos con sus dudas, alargando las cosas

La idea sería como la letra de este tango

¨Que no puedo

que quien sabe

que mañana

la cuestión que la fulana

me dio el dulce y lo mordí¨ 

El abusador está convencido que solo son manotazos de ahogado ; pero en su apuro por cerrar el tema, termina ofreciendo más ; no por generosidad ; sino que teme que otro se le adelante

La ambición lo ciega más y más

Esto quiebra la resistencia del bribón que acepta a regañadientes el dinero, dinero que fue no solo entregado por propia voluntad del abusador, sino que aparentemente lo obligó al bribón a recibirlo

Ambos se retiran, uno cabizbajo y el otro sonriente

Al poco tiempo esto se invierte entre ellos

Pero ya es demasiado tarde

El abusador ni siquiera alcanza a entender que es lo que pasó ; porqué no hubo engaño

El sacó las conclusiones

Nadie le mintió o le dijo una cosa por otra

Es una situación muy extraña, hay una víctima, pero no hay un victimario

Todo este manejo lo comencé a aprender y pergeñar ; casi por casualidad ; muchos mas años antes

Por algo que empezó como una broma y alcanzó ribetes sorprendentes

Pero ese es otro capítulo de la historia

Rubén (LG);  Bribón para mas datos .

♣ Rubén Ardosain ♣

Un comentario en “Sobre los bribones

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s