La historia de Rubén (LG) VII

¨Yo, el Jurado¨.    

Continuación de, ¨Historia de bribones¨

Cap 1

Kwai Chan, estaba tomando un té en un bar del bajo Belgrano, barrio de Buenos Aires, mientras leía un libro con un título muy particular ¨Abogados, Contadores y otras alimañas¨

desvió su mirada de tan interesante lectura, para observar a un par de jóvenes y hermosas chinas, que pasaban caminando lentamente y charlando

Las miraba con aprobación, sin dudas, las prefería a las occidentales

El tenía su propia filosofía al respecto

Con los años aprendió que solo hay dos clases de mujeres, las que vuelan y a las que les gusta entregar su cuerpo

De las primeras nunca conoció ninguna, y de las segundas abusó, dada su abundancia

Con los años también aprendió que conseguir un cuerpo femenino es lo más simple que pueda haber, de cualquiera, solo era cuestión de proponérselo en la forma adecuada

pero conseguir su mente, su esencia, su entrega vital era otra historia

Esto lo había aprendido de su primo Rubén, que se había vuelto muy estricto en eso

No se debía regalar la esencia vital de un hombre a cualquier mujer

Él le había contado, que hay un grupo de mujeres, llamadas las ¨Tigresas Blancas¨

Una organización internacional de mujeres ; que se habían dado cuenta del poder y energía que se escondían en el líquido seminal y el semen del hombre, cuando tenían un orgasmo

Estas mujeres no permitían que los hombres desperdiciaran su orgasmo dentro de la vagina de ellas ; sino que lo debían hacer en la boca de ellas

Ahí se mezclaba con su saliva y lo guardaban luego en un frasco

Esto lo usan como mascarillas para su cara y partes del cuerpo

Según lo poco que se sabe de ellas, esto permitiría el acceso a la juventud eterna en la piel y otros aseguran que también prolongaba mucho la vida manteniendo la juventud

Kwai Chan, lo investigó el tema, porque le dio curiosidad

Y como el origen de las ¨Tigresas Blancas¨, fue en China, donde tenía buenos contactos, logró averiguar algunas cosas que le confirmaron la verdad de lo relatado por su primo Rubén

La organización existe, es mundial ; aunque está mas desarrollada en Europa y es muy hermética ; además de estar formada por mujeres de clase alta

Kwai Chan, volvió a sus pensamientos originales

Las orientales daban más de esto, y esto es lo que mas apreciaba

Era reconfortante estar con ellas, no le producían la sensación de vacío que le dejaban las occidentales al final

Sensación de vacío que en general comparten casi todos los hombres con sus esposas

A pesar de la cara de sorpresa que ponen estas cuando les comenta y no se cansan de repetir ……no, mi Francisco no ….no , mi Juan Ignacio no…..no, mi fulano no…

Mientras se visten para volver a sus casas

Como se ve, Kwai Chan tenia ideas particulares sobre las mujeres, el matrimonio y lo que estas decían creer de el

Apartando a un lado su libro y olvidando por un momento las profundas verdades en el escritas, observó a un grupo de 3 chinos de aspecto poco tranquilizador, que se dirigían en apariencia al barrio chino del otro lado de las vías

Notó las marcas peculiares de una de las tríadas mas peligrosas la Hak Sh’e Wui, que normalmente opera en Flores y Floresta, dos barrios de Buenos Aires

Esto estaba muy lejos de su territorio

Kwai Chan, recordó el origen de las tríadas ; originariamente eran organizaciones místicas, ocultas y herméticas, pero nunca delictivas

Los ingleses les pusieron tríadas, porque estaban representadas por un triangulo pintado en los estandartes del movimiento Hung mun o Secta Roja y representaban las tres fuerzas del universo … El paraíso, el Hombre, y la Tierra

Hoy siguen representando lo mismo

Pero algunas como la Hak Sh’e Wui, la tríada del dragón negro, devinieron en mafias delictivas, compuesta  por asesinos

Esta tríada tiene su base en la triple frontera, entre Argentina, Brasil y paraguay ; Y en Argentina su base esta en el barrio de Flores en Buenos Aires

¿Que hacían tan lejos de su territorio?

Kwai Chan pagó rápidamente se cuenta y comenzó a seguirlos

Sin duda se dirigían al barrio chino

Al llegar visitaron varios comercios, Kwai Chan los vigilaba desde lejos

En algunos pintaban con pintura roja y en caracteres chinos “no comprar”

Kwai Chan, no necesitaba traductor, leía perfectamente el Mandarín

Todos parecían temerles ; Continuó observando durante un buen rato hasta que se fueron

Luego se dirigió a la casa de su amigo Lee Won, a comentarle los hechos

Este ya había sido informado y estaba muy preocupado

Debemos hacer algo, los de Hak Sh’e Wui deben haber liquidado a los Tongs mas rápidamente de lo que creíamos (Ver ¨Historias de bribones¨)

Cap  2

La mente de Kwai Chan trabajaba a toda máquina

Si eliminamos a estos mensajeros, vendrán mas y en mayor cantidad y mas furiosos.

Asintió Lee Won, sería peor

Voy a ir a ver a alguien de mi total confianza y le expondré el caso, el me ayudará a hallar la solución, ten fe

Lee Won miró a su amigo y comentó ; siempre la tengo en ti buen amigo, dijo esto acompañado con una inclinación de cabeza en señal de respeto

Kwai Chan se fue a un costado y con su celular llamó a su primo Rubén

El siempre estaba en casa, salvo que uno de sus experimentos la hubiera volado

Le preguntó a su primo si podría ir a visitarlo esa misma noche

Por el teléfono, escuchó el si de su primo, junto a la música de ¨amor de hombre¨, por Mocedades

http://youtu.be/VC5FxFrnB8c

¡¡Si que su primo estaba cambiado!!

¿Quien lo habrá puesto así?

Volvió a su dto. a buscar su voiturete, como gustaba de llamar a su engendro de 250 HP

Una vez de su primo Rubén, en su casa del gran Bs. As, rápidamente le expuso el problema

Este le sirvió una copa de un vino tinto muy oloroso junto a unos canapés

Sin mostrar apuro puso un disco de Oscar Alemán … Ritmo Loco…Kwai Chan sabia que era de sus favoritos

Armándose de paciencia y un par de copas, esperó que su primo terminase la ceremonia, eso era muy de la familia

No se discutían temas importantes mientras se comía ;  pero sabía que la mente de su primo no se detenía, trabajaba en multi proceso

Rubén después de morder un florentino y tomar un sorbo de Coñac, Preguntó….

¿Esa  gente, suele ser cobarde?

No de ninguna manera ; respondió Kwai Chan

¿No le tiene miedo a nada ? continuó Rubén

No que yo sepa ; fue la respuesta

¿Estas seguro?, yo tengo entendido que los chinos son muy supersticiosos

Así es respondió Kwai Chan ; ¿pero eso que tiene que ver?

Que le tienen miedo a lo desconocido, sea del mas acá o del mas allá, respondió Rubén

¿Y ?

Que si vienen de a 3 y uno desaparece sin explicación y esto sucede varias veces, los otros no querrán volver ; probablemente no haya forma de convencerlos una vez que se haya corrido la noticia

Kwai Chan se quedó observando a su primo y meditando

Genial, simple y letal, así era su primo, no dudó que esa era la solución

Se trasladaron al primer piso, no sin antes tomar el café ; siempre arábigo de montaña, tostado natural sin azúcar, según los gustos de su primo

Allí se hallaba la notebook de su primo y allí el detalló el plan punto por punto

Después de memorizarlo, Kwai Chan se dirigió a su auto ; se despidieron con un abrazo

Al día siguiente le explicó el plan a Lee Won, al cual le pidió que consiga algunos hombres de confianza, maestros en artes marciales, además de algunos artesanos expertos en metales

24 horas después, reunido con todos en la casa de Lee Won, les explicó el plan, no a todos juntos, sino por separado, la parte que cada uno debía desempeñar

Kwai Chan era desconfiado y no quería que nadie comprendiera la totalidad del plan

Tenía la simplicidad y belleza de cualquier plan de su primo Rubén, además era letal.

Cap 3

Era simple, una vez avistados los integrantes de la tríada Hak Shé Wui, debían comenzar a rodearlos disimuladamente entra todos ; como si fuera una aglomeración espontánea

una vez hecho esto Kwai Chan, apoyado por los expertos en artes marciales, reducirían a uno y lo separarían sin llamar la atención

Kwai Chan se encargaría del resto

Al cómplice de la secta de asesinos atrapado, lo llevaron al fondo de un taller de autos, que cerró inmediatamente sus puertas ; allí Kwai Chan pidió que se vayan todos
Sacó una pequeña jeringa que llevaba oculta entre sus ropas y lo inyectó con un veneno mortal, extraído de cierto tipo de planta

La cara de Kwai Chan permanecía impasible

Acto seguido calentó en una pequeña hornalla una pieza metálica similar a la que se usa para marcar al ganado

con ella una vez caliente marcó al ahora cadáver del asesino en la cara, con la figura de un dragón blanco, mortal enemigo del dragón negro

Lo cargó en su auto que estaba en el taller, esperó la noche y salió con cuidado del mismo

Se dirigió al barrio de Flores y frente a cierto taller clandestino de ropa, depositó el cadáver, procediendo luego a desaparecer

A la tercera desaparición, dejaron de repetirse las visitas

Lee Won, invitó a Kwai Chan con una taza de te verde

Nuevamente tengo que agradecerte lo que has hecho por nosotros Kwai Chan

Nada debes agradecer, simplemente fue un acto de justicia, de mi justicia ; suelo ser un jurado inapelable

***

Continúa la historia de Rubén (LG), en, El tiempo del adiós¨

♣ Rubén Ardosain ♣

Un comentario en “La historia de Rubén (LG) VII

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s