La historia de Rubén (LG) V

  ¨ Inventos Peligrosos ¨

Los peligrosos berretines de Rubén (LG)

Cap 1

Rubén estaba sentado bajo la sombra de un gigantesco Olmo

meditando sobre los grandes inventos que había desarrollado la humanidad

los fue repasando a medida que se los iba acordando, junto con sus bondades y aportes a la civilización humana

También pensaba que el no había aportado ninguno y esto le producía un cierto malestar

Todo lo que se le ocurría, o ya había sido inventado o era irrealizable

En ese momento le cayó una pera madura, seguramente desprendida del árbol

primero se sorprendió, luego se frotó la cabeza, mas tarde se comenzó a rascar la frente y….supo que lo tenía

La pera al caer pensó, friccionó algunas moléculas de aire, que como consecuencia se calentaron, igual que las hojas movidas por el viento calentarían otras por fricción

y así lo mismo pasaría con cualquier cosa que se moviera en la atmósfera ; sumado a esto los distintos cuerpos que emanaban calor por distintas causas, calentarían a las moléculas adyacentes mas que a las lejanas

Por lo tanto, siempre habría en la atmósfera, moléculas más calientes, y moléculas mas frías, relativamente hablando ; en zonas bien próximas e interactuando entre ellas

La temperatura en una muy pequeña zona de la atmósfera, no sería otra cosa que el promedio entre las temperaturas de estas moléculas

El hombre seguía pensando …. Sabía que lo tenía….. Su gran invento

Entonces lo imaginó claramente, una máquina capaz de separar las moléculas mas frías de las más calientes

sería capaz de acondicionar el aire de un barrio, ¡ que barrio!, de un pueblo, ¡ que pueblo !, de una ciudad, ¡ que ciudad !, de un país, ¡que país!, ¡del planeta!

Se levantó y elevó su vista hacía la copa del árbol para agradecer la ayuda recibida, quedando un tanto sorprendido de no ver más frutos, no había más peras en el Olmo

Realmente tuve suerte pensó, era la última y me cayó justo a mi, inspirándome tan genial invento

Se alejó rápidamente del lugar, dirigiéndose a su casa, con paso rápido, poco común en el y además preso de tremenda excitación

Mientras corría caminando pensaba, la construiré en el jardín de casa , ya que por sus dimensiones, seguramente no entraría en ninguna dependencia interior

también facilitaría el ingreso de materiales ; mientras pensaba esto y aquello, llegó a la verja de su casa con tal nerviosismo que le costo abrir la pesada cerradura

Se dirigió a una habitación en el primer piso, acondicionada como lugar de trabajo, con un gran secreter de algarrobo, que hacía las veces de mesa de trabajo o cualquier otro uso que se le ocurriera

Comenzó a sacar hojas, donde febrilmente comenzó a pergeñar el aparato

trazó bosquejo tras bosquejo, realizó unos cálculos y comenzó a romper hojas que iban siendo reemplazadas inmediatamente por otras

Así fueron pasando las horas hasta que finalmente muy agotado y muerto de sueño, contempló satisfecho lo hecho hasta el momento

Al día siguiente lo pasaría a su notebook  y ayudado por el CAD todo aparecería más claro y comprensible

Pero no fue así….

Al día siguiente, que era domingo, se levantó cerca del mediodía ; tomó unos mates e inmediatamente se puso a trabajar en la computadora

cargó los datos en su software de diseño y desarrollo, y se puso a trabajar

Después de varias horas, la máquina comenzó a tomar forma, era un tanto estrafalaria, mas que estrafalaria, era sumamente extraña

Pensó que tal vez se había equivocado en los datos que ingresó y volvió a verificar en los bocetos originales sus cálculos; todo parecía correcto

Miró el reloj de pared y se sorprendió por la hora, casi las 6 de la tarde ; no había comido nada desde la tarde anterior, salvo algunos mates y una galletita

La excitación lo dominaba pero sabía que debía comer algo y descansar unos momentos ; algo que en forma renuente hizo

Para distraerse puso un CD de Oscar Alemán, realmente un favorito suyo, el sensacional ritmo de Alemán, lo distrajo y relajó un buen rato.

Volvió a su notebook y siguió desarrollando el artefacto separador de moléculas de aire

Cada tanto el hombre se dirigía a su bien poblada biblioteca y consultaba distintos libros, anotaba algunas cosas y volvía a la computadora

Nuevamente miró el reloj, pasaba de las 3 de la mañana ; estaba muy cansado y lo que veía en la computadora, no era para nada tranquilizador

Pensó, a la mañana siguiente haría un control de su soft de desarrollo, algo podría estar fallando….no alcanzó a irse hasta el dormitorio, se derrumbó sobre la silla y se quedó dormido

Se despertó alrededor de las 8 de la mañana, comenzando a trabajar inmediatamente en una serie de controles de su soft

todo parecía estar bien. Se hizo unos mates, cuando se dio cuenta que eran las 11 hrs. y comenzaban los mercados, se quedó meditando unos momentos y se auto convenció que, dado que los mercados eran una lagrima, se podía tomar un tiempo extra para continuar con el desarrollo de su idea

Su aspecto era bastante desprolijo, sin bañarse, sin afeitarse y sin sacarse la ropa, desde hacía 3 días

Lo peor era la expresión de sus ojos

Dejó la notebook por unos momentos y continuó con sus diseños sobre papel, para luego volver a la máquina

Siguieron pasando las horas, ya totalmente olvidado de los mercados

seguía trabajando como un poseso, parando la tarea solo para hacerse unos mates

Hacia la medianoche estaba convencido de haber terminado el trabajo

Mandó imprimir el desarrollo logrado y después de mirarlo, se frotó los ojos y unas pequeñas arrugas se dibujaron en su frente

pensó, seguramente es porque estoy muy cansado

A la mañana siguiente se despertó al clarear el día

fue hasta el galponcito que tenía al lado del garaje y comenzó a sacar toda clase de cosas

restos de un viejo lavarropas, partes de motores de auto, un viejo tocadiscos wincofon, heredado de una mas vieja tía, caños, chapas, partes irreconocibles de vaya a saber que, fuentes de alimentación de antiguas computadoras, ventiladores rotos, rollos de cable y rollos de alambre, en fin, cosas indescriptibles en general, que se habían acumulado por años

Guiado por la notebook que había colocado sobre una mesa del jardín, comenzó el armado correspondiente

Provisto de una buena cantidad de herramientas, fue uniendo las distintas piezas, de acuerdo a los planos desarrollados

La cosa iba tomando forma, si es que aquello se le podía definir de esa manera

Al cabo de dos días de trabajo, casi sin comer y sin dormir, el artefacto se erguía en el jardín

Era muy grande, más de 3 metros de altura, era extraño, más que extraño, metía miedo

Algunos vecinos, extrañados de no verlo en sus habituales caminatas o en su bicicleta, se habían acercado a la casa, tratando de ver a través del tupido cerco

y lo que vieron les heló el corazón

Rubén tenía el aspecto de un vagabundo que hubiera desistido de todo contacto con la civilización y lo peor fue el extraño artefacto que había en su jardín ahora

les paralizó el corazón, retrocediendo despavoridos

varios de ellos tenían noticias de aparatos de aspecto más tranquilizador que ese, que habían estallado con solo estornudar en su presencia

Sin estar totalmente tranquilos y a unos 400 metros de distancia, se reunieron y decidieron, que algunos se dirigieran a la comisaría más cercana y otros a la intendencia, aunque no faltó el que propuso llamar al ejército

A uno de ellos, que siempre presumía de haber sido corresponsal en Viet Nam, le encargaron que se acercara nuevamente y vigilara los movimientos del trastornado vecino

Aunque para nada convencido, volvió hacía donde habían visto a la infernal máquina, y a nuestro desvariado personaje.                                                     **

Mientras tanto y considerando haber concluido la tarea, Rubén se alejó unos pasos y miró nuevamente la gigantesca máquina

las piernas se le aflojaron y no era de debilidad, sino por el temblor que se apoderó de el

la desgraciada metía miedo ; pensó que tal vez nunca se atrevería bajar la palanca que la pondría en marcha

Armándose de coraje y de un largo palo, se ubicó detrás de la estatua de piedra que había en el jardín y bajó la palanca…..

En ese momento el vecino que observaba escondido detrás del tupido cerco, tan extraños movimientos y mientras se juramentaba a nunca más volver hacer alarde de nada, vio espantado que la máquina luego de comenzar a emitir un zumbido creciente, se tragó, primero unas hermosas azaleas que tenía cerca, luego a un gato siamés que se había quedado paralizado escuchando a la máquina

inmediatamente desapareció un pedazo del cerco a su lado, junto con los postes y el alambre de púas correspondiente

La siniestra máquina comenzó a sacudirse y emitir destellos de todos los colores

El valiente vecino en el colmo del espanto huyó despavorido ; después de 20 segundos y de haber recorrido 300 metros, se topó con un oficial de policía acompañado del inspector de la municipalidad y seguido a prudente distancia por unos 50 vecinos

El policía que venía con su revolver en la mano, le pidió que lo guiase, a lo que el vecino que venía huyendo, le indicó que solo debían ir en sentido contrario al que el traía y sin mas siguió su alocada carrera

ante el espanto reflejado en la cara de los prudentes vecinos, que venían cada vez mas rezagados

El oficial y el inspector, ya bastante intranquilos por el relato que le habían hecho los otros vecinos, se detuvieron mirando y escuchando los extraños sonidos provenientes de la dirección indicada.

Y lo que vieron les bastó y sobró para hacerlos girar y huir despavoridos

la demencial máquina se había comenzado a tragar techos, los enanos de los jardines, postes de luz y otras cosas de la vecindad

Del conjunto de personas que venia en caravana, solo quedaron como prueba de su presencia en el lugar : un revolver, los anteojos del inspector, unos zapatos y restos de prendas dejadas atrás en la desenfrenada carrera

El engendro después de emitir unos terribles sonidos  finales estalló dejando un gran cráter en medio del jardín de su aterrorizado creador

Los periodistas de los canales de televisión que se acercaron en los siguientes días, no consiguieron sacarles una sola palabra a los vecinos, era como si tuvieran un corcho en la garganta

Durante los siguientes meses, la calle frente a la casa de Rubén, era cuidadosamente evitada

Hoy ya pasado un año, los periodistas e investigadores de fenómenos extraños, no pudieron reconstruir con precisión lo ocurrido, dada la pertinaz negativa de los vecinos a volver a revivir esos momentos

♣ Rubén Ardosain ♣

***

Anuncios

Un comentario en “La historia de Rubén (LG) V

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s