Serie trucha de Sherlock Holmes II

Este relato presenta un cierto enigma para mí

O jamás nadie lo leyó, o jamás nadie tuvo curiosidad de preguntarme para ratificar o rectificar la resolución al enigma planteado, o es tan evidente que no hacía falta decir nada

A veces se pueden afirmar cosas sin necesidad de tener que demostrarlas, hasta los matemáticos se tuvieron que tragar esa píldora tan amarga para ellos

Si decimos ; ¨entre todos los bloguers, siempre habrá por lo menos uno, que tiene mas pelos que los demás¨

Sabemos que esto es cierto, aunque no podamos demostrarlo.

***********************************************

Un nuevo enigma ; al fantástico estilo (LG)

En este caso es un relato sobre el abuelo Rubén Remo (LG)

***

Sherlock Holmes tocaba su violín con pasión y a su vez con indiferencia de cuanto lo rodeaba, ni siquiera reparaba en el Dr. Watson que estaba sentado en un sillón cerca de él.

El Dr. Watson todavía recordaba la última visita, Tarzán el rey de los monos

Este se había ido emocionado, y tanto el propio Watson, como Holmes se habían ganado un amigo ; pese a la no feliz resolución del problema

Los casos que recibía últimamente eran muy poco interesantes y no despertaban la curiosidad de Holmes ; tanto era así que en algunas publicaciones comenzaban a dudar que siguiera vivo.

Hacía tiempo que no intervenía en ningún caso y el Dr. Watson ya casado, casi no lo visitaba como para azuzarlo en uno nuevo

El 221 b de la calle Baker, no parecía el mismo.

¿Dónde estaban los carruajes, que se detenían a horas intempestivas para permitir bajar a pasajeros misteriosos con problemas que parecían insolubles?.

El Dr. Watson meditaba esta y otras cosas, mientras escuchaba el atroz lamento del Stradivarius de Holmes.

La ya anciana Sra. Hudson, encargada de la casa de la calle Baker, anunció a un viejo conocido de ambos, el ya retirado inspector Gregson de Scotland Yard

Después de los efusivos saludos, típicos de antiguos amigos que hace tiempo que no se ven, el viejo inspector ante la invitación del famoso detective, se animó a plantear su problema

Ciertos comentarios en los periódicos dominicales, casi me convencieron de su muerte, pero querido amigo, no lo pude creer y vine a cerciorarme por mí mismo

Como sabrá estoy retirado, pero como el zorro, pierdo el pelo pero no las mañas Estoy trabajando en una finca en Glansborough, a unas 80 Millas de Londres, como encargado de la seguridad

Hace unos 15 días, ocurrió el robo de una pulsera de lady Philmoury, dueña del lugar, de muy poco valor, tanto que la policía, desestimó el asunto

Pero yo soy el responsable ante milady y no pude olvidar el hecho

De mis investigaciones averigüé lo siguiente ……….Hay cinco sospechosos entre el personal ; los interrogué concienzudamente y sé por otros informes, que tres de ellos dicen la verdad y dos mienten.

En ese punto del relato Holmes, lo detuvo al antiguo inspector

Permítame llamar al que me reemplazará en los próximos años, mi sobrino nieto Rubén Remo (LG)

Un tanto sorprendido Gregson, calló esperando la siguiente acción de Holmes

Este rápidamente escribió una nota, que dobló prolijamente, procediendo luego a llamar a la Sra Hudson, a la cual dio instrucciones en voz baja, junto con la nota

Se volvió e indicando al Dr. Watson, ¿que le parece servir un té con unos scons para agasajar a nuestro amigo?

Watson, no se hizo repetir la sugerencia y comenzó los preparativos del té, nunca en la habitación faltaban los elementos necesarios

Casi una hora después llega un joven, con los ojos grises característicos de los (LG)

Holmes lo recibió con un abrazo efusivo, cosa rara en él y lo presentó al antiguo inspector ; al Dr. Watson ya lo conocía, y se estrecharon la mano con afecto

Inspector, dijo Holmes, cuente ahora los detalles

Después de algunos preámbulos, Gregson comenzó el detalle

Repitió ; cinco sospechosos y tres dicen la verdad y dos mienten ; e aquí el problema que me tiene confundido………Les entregó a cada uno una copia de las declaraciones de los sospechosos

Resultado del interrogatorio :

Mayordomo : el chofer es el ladrón
Jardinero:      Soy  inocente
Cocinero:       No fue el mucamo
Chofer :         El mayordomo miente
Mucamo :      El jardinero dice la verdad

El Dr. Watson se quedó meditando, sin llegar a ninguna conclusión, se lo quedó mirando a Holmes, ya que para él, el asunto no llevaba a ninguna parte.

Gregson esperaba con ojos ansiosos, también mirando a Holmes

Este lo miraba al joven (LG)

¿Tío, puedo?, preguntó acercando su mano a un scon

Por supuesto respondió Holmes

Los otros dos hombres esperaban una respuesta y el sobrino parecía aun más parco que el tío.

El joven (LG) después de saborear lentamente  el scon, preguntó nuevamente, ¿tío puedo responder?

Por supuesto, sobrino, aunque pensé que el desafió sería mayor.

Lo siento tío, hay lo que hay.

La lógica de los (LG) era muy simple.

El Mucamo es el ladrón ; la voz sonó sin estridencias, segura.

El Joven (LG), fue contundente ;  no parecía haber duda en él.

El Dr. Watson se quedó muy sorprendido, mirando fijamente a Holmes

Este lo miró y le dijo –Elemental mi querido Watson–.

Gregson, el antiguo inspector del Yard, exclamó, ¿¡¡pero como lo supieron!!?

En su cabeza, no había ningún asomo de duda, de que era la respuesta correcta

De sobra conocía a Holmes y si este apoyaba la afirmación de su sobrino, debía ser correcta.

Por favor inspector, disfrute su té, en algún otro momento se lo explicará mi sobrino y sucesor, concluyó Holmes

Yo estoy retirado, pero solo de los casos simples.

♣ Rubén (LG) ♣

Un comentario en “Serie trucha de Sherlock Holmes II

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s