La historia de Rubén (LG) II

Es la continuación de ¨Dramas imperiales¨ .                                

                                         El Encuentro

El hombre se hallaba trabajando sobre un secreter, junto a una ventana que lucía sus vidrios repartidos y que daba a la parte posterior de la casa

La habitación si bien no era muy grande, era cálida; con sus muebles de algarrobo, los pisos tarugados, el techo de madera y la calefacción central, que a través del radiador instalado en ella permitía una temperatura más que agradable, el conjunto era acogedor

El hombre, estaba pensativo ; trataba de interpretar los distintos hechos que se sucedían en el mundo y que le llegaban a través de Internet, más lo que percibía a su alrededor en la vida cotidiana.

Operaba en los mercados en tiempo real, era más que su medio de vida, su divertimento, al tener que confrontar con el mundo exterior, donde un error se pagaba muy caro ; pero lo que también le gustaba y a veces le complicaba la vida diaria, era describir el mundo que lo rodeaba.

Abstraído en sus pensamientos ; de pronto frente a él, en otra silla que había en la habitación, comenzó a materializarse un hombre

No era totalmente sólido, ni totalmente diluido

Se frotó los ojos, como para sacarse el cansancio que le hacia ver visiones, pero el otro hombre continuaba allí.

No era demasiado diferente a el, mas bien era casi igual, complexión mediana, ojos claros de color indefinido, pelo fino gris, lacio aplastado sobre su cabeza, facciones delicadas, aunque lo que mas llamaba la atención eran sus ojos expresaban un dolor de siglos, una hondura sin fondo, angustia sin consuelo

Se miraron y el hombre materializado de pronto preguntó

-¿En que año estamos, o en que siglo?-.

–¿Quién es usted?, ¿de donde viene?, ¿Qué es lo que quiere?–

Las preguntas le salían a borbotones al hombre de la habitación

El aparecido, se detuvo y dijo, -disculpe comprendo su perturbación, por favor, dígame su nombre y en que año estamos ; le pido por favor que conteste mis preguntas-

–Rubén, mí nombre es Rubén. Estamos en el año 2010, hoy es 26 de agosto de 2010–

-¿Que ciudad es esta?-, continuó preguntando el visitante

–Bs. As, en realidad estamos en el gran Buenos Aires– le aclaro Rubén

El extraño se tomó la cabeza con sus manos y quedó en silencio

Por un  momento a Rubén se le iluminaron los ojos, como si hubiera comprendido la situación

–Por favor dígame su nombre–, preguntó a su vez Rubén

El extraño lo miró con cierto asombro y dijo, –¿mi nombre?– …..quedó pensativo y contestó después de un largo silencio -Tuve tantos ….. Creo que el primer nombre que tuve después de mi viaje a la eternidad, fue Salvo, Juan Salvo, aunque no es el mío-

-Uno de los más perdurable a través del tiempo fue- …casi como un eco Rubén coreó ..–El Eternauta…–

Ahora el sorprendido fue el extraño ; ¿Cómo lo supo?, ¿sabe de Elena y martita?

Rubén sintió infinita piedad por el hombre ; dijo en voz alta, con una voz que no era suya, –en realidad no, y lo que ud me cuenta, no ocurrió aun ; por lo menos aquí–

-Pero la nevada fue en 1957, no es posible que Ud. no lo sepa…- ; El recién llegado expresaba sorpresa

Rubén, no se atrevió a contestar, solo negó con la cabeza

El Eternauta pareció comprender y con un murmullo dijo, -Entiendo esta es solo otra bifurcación del tiempo, jamás las hallaré-

-Pero ¿ud como supo mi nombre?, o por lo menos ese nombre que en realidad no es el mío- Preguntó el extraño

–H.G. Oesterheld escribió sobre ello– aquí se detuvo Rubén

–Tal vez no se atrevió hacerlo de otra manera, dado lo inverosímil que parecía, y lo hizo como historieta, y no tuvo final porque Oesterheld murió– respondió al final Rubén

Los ojos del que Rubén conocía como el Eternauta, eran dos pozos grises sin fondo, un cansancio infinito volvió a apoderarse de él

-Entonces debo irme, pero volveré, ud deberá saber…-

Rubén se estremeció, porque sabía que la historia no había terminado…..

Sabía que volvería.

***

Continúa en, ¨La leyenda de un eterno¨

Rubén Ardosain

Un comentario en “La historia de Rubén (LG) II

  1. Pingback: Mis números al 4 de enero del 2015 | Ruben Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s